Extremadura cuenta con 1.696 casos abiertos por violencia machista y 637 mujeres están protegidas contra sus maltratadores, ha informado este lunes la consejera de Igualdad y portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña.

La consejera ha facilitado estos datos durante la presentación de la campaña institucional con motivo de la conmemoración del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Bajo el lema “#NoEsUnCuento, podría estar muerta”, la Junta de Extremadura quiere advertir, en general a las mujeres más jóvenes, de la violencia machista “en todas sus manifestaciones, alguna de ellas muy invisibles”, ha destacado Gil Rosiña.

Anuncios
Anuncios

Desde que se contabilizan las cifras, tal y como ha recordado la consejera, 1.117 mujeres en España y 327 niños han sido asesinados en España en casos de violencia de género, doce mujeres en el caso de Extremadura.

Por ello, aunque las administraciones trabajan en dar una segunda oportunidad a las mujeres víctimas de esta lacra, la consejera ha insistido en la necesidad de trabajar en la prevención.

En ese sentido, el vídeo elaborado por la Junta con motivo de su campaña institucional del 25N hace hincapié en mostrar a los jóvenes que “esa primera violencia sutil del primer noviazgo o esos pequeños controles pueden terminar en un auténtico infierno e incluso en muerte”, de ahí el lema “#NoEsUnCuento, podría estar muerta”.

Para Isabel Gil Rosiña es preocupante el hecho de que uno de cada cinco jóvenes y adolescentes varones crea que la violencia de género no existe y es un invento ideológico.

Para avanzar en la repulsa contra este tipo de violencia y para tratar de prevenirla, la Junta de Extremadura, según la consejera, llenará todo el mes de noviembre de actos institucionales, que serán presentados en breve por la directora del IMEX, Estela Contreras.

Gil Rosiña ha destacado que hasta ahora el Ejecutivo regional no había destinado tantos recursos económicos para desarrollar una campaña publicitaria contra la violencia machista como en este caso, ya que se dedicarán más de 200.000 euros para “tratar de llegar más sitios y a más gente”.

A preguntas de los periodistas, ha reiterado que hubo un repunte de los casos de violencia de género durante la pandemia y que en Extremadura una mujer pidió ayuda en una farmacia a través del código secreto “mascarilla-19”.

En ese sentido, ha reconocido que quizás debería de haber más códigos secretos para que las mujeres pudieran pedir auxilio, tras recordar que el 80% de las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas no habían presentado denuncia previa por malos tratos.

La consejera ha destacado, como un buen dato, el hecho de que en Extremadura el 30% de las denuncias sean presentadas por el entorno de las mujeres víctimas, lo que pone de relieve, a su juicio, un cambio social que ya no ve este asunto como una cuestión privada.

Se trata de un “cambio lento”, ha reconocido, además de insistir en la necesidad de prevenir todo tipo de violencias, “empezando por aquellas más sutiles y simbólicas”, así como por incrementar y reforzar todas las políticas de igualdad. EFE.


Galería de imágenes