La Junta de Extremadura tiene previsto administrar más de 200.000 dosis de vacunas frente a la Covid-19 durante el mes de mayo tras la recepción de los fármacos de Pfizer, Moderna. AstraZeneca y Janssen.

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha informado este miércoles que el próximo mes se podrán administrar más de 50.000 dosis a la semana que permitirán terminar con los grupos la vacunación a los grupos de edad más vulnerables.

También ha informado en que el Servicio Extremeño de Salud (SES) vacunará a las personas con edades comprendidas entre los 66 y los 69 años de edad cuando termine de proteger a las que tienen entre 60 y 65 años.

Anuncios
Anuncios

«En ningún momento nos hemos olvidado de ellos, ocurrió lo que ocurrió con la vacuna de AstraZeneca y hemos tenido que esperar el permiso de la Agencia Europea del Medicamento EMA y de Salud Pública», ha dicho el consejero, que ha insistido en que se ha buscado «la mayor seguridad para vacunarlos».

Vergeles se ha mostrado satisfecho por la evolución de la situación epidemiológica en Extremadura, aunque ha explicado que hay activos 116 brotes que se encuentran controlados, perfectamente detectados y con el rastreo necesario de los contactos estrechos, que permanecen en régimen de aislamiento.

En este sentido ha advertido que los brotes han contribuido a incrementar la incidencia acumulada de contagios en tres áreas de salud de Extremadura que se encuentran por encima de los 150 casos por cada 100.000 habitantes. En concreto, el área de salud de Mérida se encuentra afectada por los brotes de Guareña y Almendralejo, el de Llerena-Zafra ha tenido brotes en Fuentes de León, Segura de León y Bodonal de la Sierra, y Plasencia se ha visto salpicada sobre todo por el brote que surgió en la planta de medicina interna del Hospital Virgen del Puerto.

La Junta de Extremadura mantendrá el cierre perimetral de la región hasta que decaiga el estado de alarma, el próximo 9 de mayo, por dos motivos; en primer lugar «por no caer en la precipitación» y en segundo lugar «por llegar en las mejores condiciones sanitarias posibles» a la fecha marcada como final del estado de alarma.

«Nos hemos marcado como objetivo llegar al 9 de mayo que decae el estado de alarma con las mejores cifras de incidencia posible», ha dicho Vergeles.