•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los municipios serragatinos de Hernán Pérez y Villasbuenas de Gata quieren poner en valor su arqueología milenaria como una medida para revitalizar la comarca, atraer turistas y fijar población.

“En Hernán Pérez hay entre diez y doce dólmenes, la presencia megalítica es importante”, ha apuntado  el primer edil de esta localidad, Pablo Iglesias. Ante esta riqueza arqueológica, desde el consistorio y de la mano de la Diputación de Cáceres, se busca impulsar la necrópolis de Pradocastaño, donde han concluido cuatro campañas de excavaciones en el principal dolmen de corredor largo, datado entre 2.500 y 3.000 años antes de Cristo con importantes hallazgos.

El siguiente paso es realizar la musealización del entorno y adecuarlo para abrirlo a las visitas, para lo que la institución provincial aportará unos 10.000 euros.

Mientras, en Castillejo en Villasbuenas de Gata se ha llevado a cabo en septiembre la primera intervención de una forma “superficial” en este castro del calcolítico con unos 5.000 años de antigüedad y una superficie de unos mil metros cuadrados, que presenta una muralla de 1,20 metros de alto por 1,30 de ancho, perfectamente visible en algunos tramos.

“Castillejo es una zona que siempre ha estado protegida por montes. Es muy de difícil acceso, pero al ser un lugar virgen se pueden encontrar bastantes materiales”, ha apuntado la alcaldesa de Villasbuenas de Gata, Estefanía González.

Los trabajos han consistido en el vaciado de parte del recinto, la limpieza de la zona, documentación de campo, fotografías con drones y clasificación de materiales encontrados en la superficie como restos de cerámicas, barros con incrustaciones de vegetales, fragmentos de algún molino de agua y algunas piezas sin determinar.

En este último proyecto se seguirá trabajando con labores de limpieza del entorno, bajo la supervisión de arqueólogos, y se avanzará en la búsqueda de materiales y delimitación del castro, al que no se puede acceder en coche debido al promontorio donde está situado. La idea futura es también poder hacerlo visitable como un recurso más de atracción turística en la comarca, donde se pretende llevar a cabo un proyecto de “arqueología comunitaria”, tal y como ha indicado Álvaro Sánchez Cotrina, diputado de Reto Demográfico.

El objetivo de este proyecto de arqueología no es solo mantener el patrimonio y atraer turistas, sino fijar población en el entorno ya que, mientras se llevan a cabo los trabajos de excavación en los yacimientos, los investigadores y estudiantes que participan viven en los pueblos y revitalizan los municipios y la economía local.


Galería de imágenes