•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Fiscalía de Navarra solicita 126 años de prisión para un hombre de 56 años, acusado de ocho delitos de violación, dos de abusos sexuales con penetración y un delito de abuso sexual cometido durante años contra su hija menor.

Según informa El Periódico Extremadura, la víctima, nacida en 1983, sufrió las agresiones sexuales en su casa familiar de Cilleros y prosiguieron en la del municipio navarro de Bera.

El escrito de la fiscalía indica que el padre mantuvo también relaciones sexuales con sus otras dos hijas. Muchas de estas agresiones se han declarado prescritas al no haber sido denunciadas hasta septiembre de 2003.

El juicio se celebra el 28 de febrero, jueves, a partir de las 10.30 horas, en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra. La Fiscalía pide una indemnización de 36.000 euros para la víctima por estos hechos. Según la acusación del Ministerio Público, la hija menor de la familia sufrió múltiples violaciones y agresiones cuando se quedaba a solas con su padre en casa o incluso cuando otros familiares se encontraban en otras estancias del domicilio.

La víctima "se resistía a estos hechos y gritaba para pedir ayuda, aunque se sentía absolutamente asustada por lo que podía pasar con su familia si contaba lo que le estaba sucediendo", dice el fiscal.

El escrito de acusación señala que la hija sufre como consecuencia de estos hechos "un trastorno de estrés postraumático crónico que precisa tratamiento psicológico y que está caracterizado por problemas del sueño, cambios de estado de ánimo, irritabilidad, miedos, recuerdos desagradables e intrusivos del abuso, extrañeza respecto a los demás, sentimientos de vergüenza, actitud de vigilancia y alerta sobre todo durante las noches".


Galería de imágenes