•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Justicia e Interior llevan directamente y con mucho secreto los pormenores de la operación de entrega por parte de la institución penitenciaria portuguesa a las autoridades españolas del preso español Jaime Giménez Arbe, un atracador conocido por el apodo de El Solitario , en algún punto fronterizo de la provincia de Badajoz, que ayer no desvelaron ni la Delegación del Gobierno, ni la Guardia Civil, ni la policía, hasta el punto de que no confirmaron cuál de estos cuerpos se hará cargo del recluso.

No obstante, la Comisaría Conjunta Hispano-Lusa que se encuentra en Caya, Badajoz, está preparada por si la operación se realiza en sus dependencias, informa El Periódico Extremadura.

 Así ha ocurrido hasta ahora con todas las entregas de reclusos entre ambos países, según la policía. No obstante, ayer no tenían comunicación oficial de dicha entrega. Y en el mismo sentido se pronunciaron fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil consultadas.

La entrega será hoy "en un punto fronterizo de Badajoz", donde es posible que pase una noche en prisión para después viajar a la cárcel de Zuera, Zaragoza, donde permanecerá mientras dure la instrucción por las muertes de los dos agentes que lleva a cabo el Juzgado de Instrucción número 3 de Tudela, en Navarra.

Allí será trasladado como imputado por los asesinatos de los guardias Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal Fernández con un subfusil, cometidos el 9 de junio del 2004, cuando éstos trataron de identificarle en un momento en el que conducía un vehículo tras cometer una infracción en la carretera N-113, en el término de Castejón.

El Solitario fue detenido en Figueira da Foz en julio del año pasado cuando intentaba robar un banco. Ahora, las autoridades lusas lo entregarán a España, donde debe responder como presunto autor del asesinato de dos guardias civiles, y lo harán en algún punto o población fronterizos de la provincia de Badajoz, según esperaban ayer la Delegación del Gobierno, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

En el momento de la detención de Jaime Giménez se le halló un subfusil que posteriormente se identificó como el arma con la que mataron a los dos agentes del Destacamento de Tráfico de Calahorra, La Rioja.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Tudela dictó el pasado 3 de noviembre un exhorto en el que solicitaba al Tribunal da Relaçoes de Lisboa la entrega temporal del preso Jaime Giménez Arbe a partir del 15 de diciembre, así como la entrega del arma utilizada presuntamente para asesinar a dos agentes de la Guardia Civil.

El director general de Prisiones portugués, Rui Sá Gomes, negó de forma "categórica" que el atracador sufriera malos tratos en la cárcel de Lisboa en la que cumple condena desde hace seis meses, a la que Jaime Giménez define como la "Guantánamo de Portugal".

Desde su detención comenzaron los rumores de maltrato, de los que se hicieron eco diferentes medios de comunicación. Giménez manifestó en una entrevista con Diario de Noticias que denunciará Portugal por este motivo. Sin embargo, el director luso de Prisiones negó que el preso haya sufrido ningún tipo de violencia a pesar de que está cumpliendo condena en la cárcel de Monsanto, a la que Giménez llama "la Guantánamo portuguesa".


Galería de imágenes