Ya lo dice el popular refrán: en abril, aguas mil. Así, el fin de semana va a ser muy inestable, con la llegada de sucesivas borrascas que dejarán abundantes precipitaciones en casi todo el país con temperaturas todavía frías, aunque a partir del domingo tienden a suavizarse.

Será un “fin de semana muy lluvioso en todo el país, sobre todo este viernes y sábado”, ha avanzado Rubén Del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), para matizar que el domingo solo lloverá en el norte de la península, “a la espera de nuevas borrascas para la próxima semana”.

Esta mañana la Aemet ha activado el aviso amarillo (riesgo) en las comunidades de Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura por lluvias que acumularán hasta 40 litros por metro cuadrado en 12 horas, e incluso 60 litros en 12 horas en el entorno de la sierra de Gredos.

Anuncios
Anuncios

Respecto a las temperaturas, en general, serán más bajas de lo normal casi todo el fin de semana, lo que favorecerá nevadas en zonas de montaña, aunque a partir del domingo comienza un progresivo ascenso de los valores, con máximas ya más propias para este mes de abril a finales de la próxima semana.

Este viernes las máximas bajan con carácter “notable” en puntos de Castilla y León, Extremadura y oeste de Andalucía, con mayor intensidad e incluso frío en buena parte de Extremadura y de Castilla y León, donde las temperaturas se situarán entre 10 y 15 grados por debajo de lo normal para esta época del año.

Por capitales de provincia, las máximas, entre 20 y 23 grados se alcanzarán en Zaragoza, Valencia, Murcia, Lleida, Girona, Castellón, Bilbao, Barcelona, Alicante y Almería; en el interior peninsular, Madrid se quedará en 11 grados y Toledo en 13 grados, mientras que la jornada más fresca la pasarán en Ávila y Burgos, donde los termómetros apenas pasarán de 7/8 grados.

El sábado la borrasca seguirá dejando un ambiente inestable en prácticamente toda la geografía, con vientos del suroeste y oeste que soplarán con fuerza en la costa y con una cota de nieve algo más alta que en días anteriores, que se situará entre 1.2000 y 1.500 metros.

Para este día, la Aemet mantiene activada la alerta amarilla en seis comunidades -Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña y La Rioja- por lluvias, que acumularán hasta 40 litros por metro cuadrado en 12 horas, o por nieve.

Respecto a las máximas, se recuperarán por el suroeste, aunque seguirán entre 5 y 10 grados por debajo de lo habitual y así, a orillas del Mediterráneo, se dará la máxima en Murcia, Valencia, Málaga, Castellón y Alicante con 20-22 grados; Córdoba registrará 18 grados, Madrid, Jaén y Logroño 15 grados, Santander 14 grados, Salamanca 12 grados y en León y en Burgos entre 7 y 8 grados.

El domingo las temperaturas tenderán a un “ascenso prácticamente generalizado”, que podrá ser notable en gran parte del interior de la Península; las mínimas subirán en el norte de la Península y la Baleares, y predominarán los descensos en el resto.

Durante “el lunes próximo persistirá la estabilidad atmosférica del domingo”, con valores que ascienden de forma generalizada, más normales para la época, y que marcarán ya 20 grados en casi todo el país, e incluso 25 grados en Murcia, ha observado Del campo.

A partir del martes, una nueva borrasca atlántica se aproximará por el noroeste de la Península, dando lugar a lluvias en toda el área noroccidental; en el resto se esperan intervalos nubosos, en el interior y chubascos y tormentas dispersas en áreas montañosas del este peninsular.

El miércoles y jueves serán “los días más inestables” con lluvias en amplias zonas, más intensos en el noreste peninsular; a partir del viernes se prevé una cierta estabilización, reduciéndose la extensión e intensidad de las precipitaciones, aunque todavía serán probables en el Cantábrico oriental, Pirineos y noreste de Cataluña.


Galería de imágenes