•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil ha alertado de la presencia de varias personas que se hacen pasar por revisores del gas en la localidad de Moraleja y en municipios de la Sierra de Gata por lo que han pedido a la ciudadanía que tengan cuidado y permanezcan atentos ante la presencia de estos falsos técnicos en domicilios particulares.

Los agentes han detectado en las últimas horas que dos personas están visitando viviendas de Moraleja y comarca para ofrecer sus servicios de revisión del gas, aunque en la mayoría de los casos escogen a personas de avanzada edad y actúan con amenazas de cortar el servicio de gas butano a los ciudadanos. De hecho, en uno de los casos denunciados, una víctima ha explicado como estos dos técnicos le "han cortado la goma del gas" obligando así a la afectada a contratar el servicio con ellos para proceder a su reparación.

La benemérita se ha sumado a la campaña de información que desde hace semanas está llevando a cabo el Instituto de Consumo de la región así como asociaciones y colectivos de consumidores para alertar sobre estas prácticas fraudulentas.

Se ha pedido a los consumidores que tengan precaución y recuerdan desde el Consorcio extremeño de información al consumidor el mayor número de casos de abusos o engaños se produce en el colectivo de personas mayores, dado que es más vulnerable por su desconocimiento y hospitalidad propia del entorno.

Indican además que no es infrecuente que los ciudadanos reciban en sus casas la visita de personas o empresas que pretenden realizar la revisión de la instalación de gas, sin ser solicitados previamente sus servicios y con la finalidad de proceder al cambio de algunos elementos como puedan ser la goma del butano o los reguladores, pudiendo llegar a cobrar por este trabajo precios abusivos, sin que en muchos casos estos materiales hayan caducado.

Los propios ciudadanos deben ser ellos los responsables del mantenimiento de su instalación de gas butano, y  deben contactar con una empresa instaladora autorizada cuando esté próximo a cumplir el plazo de cinco años desde la última revisión, para pedir presupuesto y, caso de convenirles, concertar una cita. El coste de la revisión ha de asumirlo el usuario.

La empresa instaladora ha de estar debidamente autorizada, pudiendo el consumidor solicitar acreditación, tanto de la empresa como del instalador que se persone en su domicilio, que deber estar provisto del carné profesional correspondiente.

Las revisiones han de realizarse del total de la instalación, no debiendo aceptar ningún presupuesto que se refiera a una parte de la misma.

La empresa autorizada ha de entregar dos copias de un certificado de revisión, en el que se especifique que la instalación cumple con la normativa vigente, que irá fechado y firmado por el usuario, éste firma el enterado del resultado de la revisión. De las dos copias una deberá conservarla el titular de la instalación, la otra deberá estar a disposición de la empresa suministradora de bombonas de gas, si se tiene firmado un contrato de suministro domiciliario.


Galería de imágenes