•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los conductores del autobús urbano quieren sentirse más seguros. Así se lo transmitió ayer el comité de empresa durante la reunión que sus representantes mantuvieron con los concejales de Tráfico e Infraestructuras, Carlos Jurado y Miguel López, respectivamente. La primera reclamación se refiere a la reforma del área del embarcadero del ferial, que se colapsa de jóvenes que quieren subir a los vehículos generalmente a la misma hora durante las madrugadas del botellón . Como ahora este servicio se ha suprimido, el comité aprovechó para comunicárselo a los ediles para que realicen las mejoras antes de que la linea se restablezca en el mes de abril.

Los representantes de los trabajadores de Busursa, empresa concesionaria del servicio municipal de autobuses, indicaron que una de las soluciones pasa por aumentar la presencia de la policía local a esas horas. También piden que se rebajen los pasos elevados para que los vehículos articulados puedan acceder a la zona, según informó Miguel López al término del encuentro.

Respecto a buscar alternativas para garantizar la seguridad dentro de los autobuses, el concejal señaló que esto es competencia de la concesión. "Al parecer hay jóvenes que dan patadas, que pulsan los botones de emergencia… y se produce un riesgo evidente", dijo López.

Anuncios
Anuncios

Otra de las reivindicaciones del comité pasa porque se aumente la vigilancia a las puertas de los colegios para evitar la doble fila en las horas de entrada y salida de los escolares. Los conductores advierten de que en muchos casos se producen atascos de tráfico, lo que conlleva retrasos en las llegadas a destino. "Se están planteando alternativas. Carlos Jurado ya abordó este asunto en la última comisión de Tráfico", señaló Miguel López.

Asimismo, durante el encuentro mantenido ayer, los representantes del comité solicitaron mayor control de las paradas para evitar que autobuses ajenos a Busursa las utilicen. En este sentido, se refirieron a las marquesinas del Quiosco Colón, en el parque de Calvo Sotelo, la del Edificio de Servicios Múltiples y la del párking de Obispo Galarza.

Sobre este extremo, el concejal de Infraestructuras sentenció que "el ayuntamiento no ha dado autorización para ello". Asimismo, se revisará la parada de la línea 4, junto a la estación de Renfe por su escaso uso. Finalmente se dará orden para que los usuarios no paguen su importe con billetes que excedan los 20 euros. "Ha habido casos en los que viajeros han entregado billetes de 50 y hasta 100 euros", concluyó López.


Galería de imágenes