La Junta de Extremadura ha asegurado que está negociando con varias entidades bancarias la apertura de una línea de financiación destinada a las familias que han resultado perjudicadas por los daños que la borrasca Efraín ocasionó en el territorio de la región la semana pasada.

A diferencia de las ayudas directas que aprobó la semana pasada el Consejo de Gobierno, por importe de 4 millones de euros, que estarían destinadas a paliar los daños en los edificios, en este caso sería para que esas familias puedan recuperar los electrodomésticos o enseres de todo tipo que hayan quedado inservibles.

Esta iniciativa ha sido anunciada por el portavoz de la Junta de Extremadura, Juan Antonio González, en la rueda de prensa posterior a la reunión ordinaria del Consejo de Gobierno. González ha explicado que aún se desconoce el volumen del préstamo para la línea de financiación que el Ejecutivo está estudiando con las entidades bancarias, aunque sí ha aclarado que, para que las familias puedan acceder a ella, serán avaladas por la Junta de Extremadura.

En cuanto al crédito de 4 millones de euros que la Junta ha aprobado para paliar los daños en edificios, el portavoz ha señalado que ya están en preparación los convenios con los ayuntamientos de las localidades más afectadas, paso previo para la contratación de técnicos que serán los encargados de evaluar los daños y cuantificar las ayudas.

Por otra parte, en relación con los asuntos incluidos en el orden del día de la sesión, el Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto de fomento de la contratación de seguros agrarios combinados, así como la convocatoria de las ayudas para el año 2023, con una dotación económica de 8 millones de euros. González ha enfatizado la importancia que la Junta de Extremadura concede a los seguros agrarios, que ha calificado como “una herramienta fundamental” para paliar los daños ocasionados por las inclemencias meteorológicas y sobre todo para garantizar la renta de agricultores y ganaderos de la región.