La construcción del macrovertedero de residuos peligrosos que pretende construirse en Salvatierra de los Barros tiene su origen en una trama política en la que se encuentran implicados varios cargos políticos próximos al PSOE, según ha denunciado Ecologistas en Acción.

El portavoz y abogado de esta asociación, Ángel García Calle, ha denunciado que se ha eliminado del expediente un comunicado de régimen interno de la Junta de Extremadura en el que los propios técnicos de la Administración desestiman el proyecto por considerar que altera los cauces de los arroyos que desembocan en el río Guadajira.

García Calle explicó en la concentración del pasado sábado ante medio millar de personas que existe una trama política para dar continuidad a un proyecto que, según dijo, beneficiará a Siderúrgica Balboa, que obtendrá réditos de los subproductos del vertedero por su valorización energética. Pero su denuncia no quedó ahí, porque en su intervención explicó a los asistentes que Manuel Romero Calzado, miembro del consejo de administración de 3RS, compañía promotora del macrovertedero, ha desempeñado diferentes cargos ejecutivos dentro del Grupo Balboa. La información a que ha tenido acceso Radio Interior confirma que este directivo ha estado vinculado a una veintena de sociedades de Balboa, en algunas de las cuales aún desempeña cargos de responsabilidad.

Anuncios
Anuncios

Ecologistas en Acción sostiene su tesis de trama política en los lazos familiares que unen a este hombre con políticos vinculados al PSOE. Así, Manuel Romero Calzado es hermano de David Romero Calzado, secretario de Economía e Industria en la Comisión Ejecutiva Provincial del PSOE de Badajoz. Este hombre fue apoderado en la empresa Sociedad de Garantía Recíproca Extremeña de Avales, donde tenía a su cargo a Francisco José Saavedra, el actual alcalde de Salvatierra de los Barros.

García Calle ha sido especialmente crítico con el alcalde, al que ha acusado de mentir a los vecinos de Salvatierra de los Barros. Saavedra siempre ha mantenido que desconocía el proyecto del macrovertedero a pesar de que, según Ecologistas en Acción, acompañó a los promotores en varias ocasiones a la Junta de Extremadura. Además hay un informe del propio ayuntamiento sobre la compatibilidad urbanística del proyecto.

De prosperar la iniciativa empresarial, Salvatierra de los Barros tendrá el macrovertedero más grande de España, con capacidad de procesar 300.000 toneladas anuales de residuos industriales de las que más de 68.000 serán tóxicas y peligrosas. Está proyectado sobre una superficie de 89 hectáreas y tendrá un impacto negativo en un radio de 50 kilómetros.

La asociación ecologista ya ha advertido de las consecuencias que podría acarrear: incendios de productos con nubes tóxicas, emisión de gases y polvo de tierra contaminada; algo «espeluznante», según García Calle, que ha insistido en la importancia de que los vecinos no se dejen engañar por la creación de empleo, pues en casos similares existen cuatro operarios manejando maquinaria pesada.

 

Estructura y organigrama de intereses en el macrovertedero de Salvatierra de los Barros. / ECOLOGISTAS EN ACCIÓN