Varias personas han sido detenidas y otras 5 están siendo investigadas por pertenecer a una organización criminal dedicada al robo de cable de cobre en distintas partes del territorio nacional, en la que se encuentran las provincias de Cáceres y Badajoz.

Se les atribuye la sustracción de casi 58 toneladas de cable en total, que suponen más de 19 kilómetros, de los cuales se han podido recuperar 12 toneladas. Concretamente, son 16 las personas detenidas.

Además del cable de cobre, se han intervenido 5 furgonetas, 36 kilogramos de cogollos de marihuana seca preparada para su venta en bolsas al vacío, 20 cajas embaladas de bicicletas sin montar, 3 microondas, 195 prendas de una marca internacional, 5 vehículos a motor y diversos objetos.

Anuncios
Anuncios

Agentes de la Guardia Civil iniciaron la investigación de los hechos tras tener constancia de robos de cable de cobre Millberry en distintas localidades de Ávila, detectaron posibles puntos de venta como chatarrerías o centros gestores de residuos metálicos. Se puso de manifiesto que los implicados realizaban desplazamientos a las provincias de Cáceres y Badajoz, de 2 a 3 veces por semana, junto a otras provincias.

Dos furgonetas fueron incautadas en las localidades pacenses de Santa Amalia y Mérida con 8.000 kilos de cable de cobre en su interior, robado en Almendralejo y Medellín, y seis personas fueron detenidas en el proceso.

El modus operandi siempre era el mismo, tras los robos escondían el cable en las inmediaciones de los lugares donde los cometían. Más tarde, regresaban con las furgonetas alquiladas necesarias para la recuperación del material. Por último, lo vendían a una chatarrería clandestina de la Cañada Real (Madrid) y, de esta, se trasladaba a otra situada en Fuenlabrada. Para dar una apariencia legal, emitían facturas con datos fiscales de clientes y antiguos clientes, sin su consentimiento, destacando que en algunas ocasiones habían fallecido.

A los detenidos se les atribuye los supuestos delitos de Robo con Fuerza, Asociación Ilícita, Robo y hurto de Uso de Vehículo a Motor, Falsificación de Documentos, contra la Salud Pública y Receptación.

La operación ha sido desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Ávila en colaboración con el Seprona de la Guardia Civil de Ávila, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz y la Policía Local de Getafe y Rivas-Vaciamadrid.