El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado que lo que el Gobierno llama reforma fiscal es un incremento de los impuestos en 3.000 millones de euros, critica que se considere ricos a los que cobran más de 21.000 euros y reprocha que en 2022 no se le bajan los impuestos a nadie. “No tiene un pase”.

Además, ha calificado de “error” decir que en España los inversores no son bien recibidos cuando pueden ir a Portugal, donde sí lo son, y recuerda que en el país vecino gobierna un socialdemócrata “que sí lo es”, no como sucede en España.

Ha considerado también que la “obsesión de la política española debe ser crecer porque si no hay crecimiento solo podemos repartir costes, no ganancias y para eso las empresas, pymes y autónomos tienen que tener confianza y seguridad”.

Anuncios
Anuncios

A su vez, ha lamentado que se ha roto el “canal común” entre Gobierno y oposición en política exterior y califica de “cataclismo” la actuación con Marruecos y Argelia. “No tengo información ni de la Cumbre de la OTAN ni de cómo está la guerra ni de cómo nos impacta ni del conflicto con Argelia por el giro en la política exterior del Magreb”, denuncia

También, ha advertido de que España es la cuarta economía del euro, pero la última en convergencia y PIB con la mayor tasa de paro de la UE, a lo que se une la pérdida de poder adquisitivo de las familias y de competitividad de las empresas.

Así, el popular ha afirmado que es un “activo para España que haya un partido socialista y uno de centro derecha” y aboga por recuperar la centralidad y adecuar la ideología a la realidad porque “si no, la política en vez de ser un instrumento acelerador de soluciones, se convierte en un instrumento provocador de conflictos”.

Además, ha criticado que se mantengan los plazos de la transición energética “como si no hubiera pasado nada” y señala que mientras otros países amplían la vida de sus nucleares, España las va a cerrar y también las térmicas. “Es un grave error e irresponsabilidad al igual que romper con Argelia; hay que activar toda la potencialidad energética”.

Ha insistido también, en incentivar con descuentos el ahorro energético de empresas y familias, así como aplicar un plan de contingencia de gasto en el sector público. Alertando así sobre la “inflación desbocada y la deuda exorbitada de España” y la escasa penetración de los fondos Next Generation. “No conozco a ningún sector contento con los fondos porque o no se han ejecutado o no se pueden cumplir los requisitos de los Perte”

En consecuencia, ha pedido al Gobierno tener cuidado al pedir esfuerzos para la contención del gasto cuando sienta a dos equipos de fútbol en el Consejo de Ministros, ya que ha destacado que para un país es “clave” tener empresas y marcas, agradece el esfuerzo de las empresas familiares y recuerda que son un conjunto de trabajadores.