La Fiscalía Provincial de Cáceres mantiene abierta una investigación contra el alcalde de Trujillo, el socialista José Antonio Redondo, por un presunto delito de prevaricación administrativa en la adjudicación de contratos en el ayuntamiento.

Redondo declarará como investigado el próximo 18 de octubre en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Trujillo, cuyo titular abrió diligencias previas después de que la Fiscalía recibiese una denuncia el 20 de julio en la que se le acusaba de haber adjudicado obras pese a los reparos del interventor municipal.

El alcalde está acusado de un presunto delito continuado de prevaricación administrativa del artículo 404 del Código Penal, que establece que «a la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo se le castigará con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por tiempo de nueve a quince años».

Anuncios
Anuncios

José Antonio Redondo es alcalde de Trujillo desde el año 2019, un cargo que ya ocupó entre 1996 y 2008 y que hubo de abandonar tras ser condenado por el Juzgado de lo Penal de Cáceres por conducir bajo la influencia de las bebidas alcohólicas triplicando la tasa permitida y por desobediencia a la autoridad. En el período comprendido entre 2011 y 2019 fue alcalde de Ibahernando hasta que en las elecciones municipales de 2019 fue rescatado por el PSOE para recuperar la alcaldía de Trujillo, hasta entonces en manos del Partido Popular.