La organización agraria La Unión de Extremadura ha solicitado a la Delegación del Gobierno en la región una solicitud para celebrar una concentración en Moraleja, el próximo 6 de septiembre, para reclamar el mismo trato a los regantes del norte de Cáceres que a los de la cuenca del Guadiana en cuanto a la aprobación de ayudas.

Según ha indicado la agrupación, la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, ha comunicado que «a finales del mes de agosto el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura tiene previsto aprobar un Decreto de ayudas a los afectados por la sequía hídrica en Extremadura».

Estas ayudas, ha señalado la organización agraria, van a consistir en una subvención a los afectados por esta circunstancia por un importe de 19 millones de euros, y una cuantía de 500 euros por hectárea de arroz no sembrada, además de 400 euros por hectárea de maíz no sembrada y de 300 euros por hectárea sembrada de girasol o cereal de invierno.

Anuncios
Anuncios

Dichas ayudas para el arroz serán para todos los productores extremeños afectados por la sequía, en cambio las del maíz y girasol se van a conceder «exclusivamente para los afectados por la sequía en el Canal de Orellana».

De este modo, los regantes de la zona norte de la provincia de Cáceres afectados por la escasez de agua para riego en los pantanos del Borbollón y Rivera de Gata, que solo disponen de una dotación para el 50% de superficie, se han quedado «fuera de estas ayudas, sin saber exactamente el motivo de esta discriminación».

Por este motivo, La Unión Extremadura ha comunicado a la Delegación del Gobierno en Extremadura la celebración de una concentración de protesta el próximo 6 de septiembre en la Plaza de España de Moraleja para exigir así a la Junta de Extremadura que se dispense el mismo trato a todos los regantes extremeños afectados por la sequía hídrica.

«No entendemos que se le conceda una ayuda a un agricultor del Guadiana que no ha podido sembrar maíz por no tener dotación de agua y en cambio un regante del borbollón que no haya podido sembrar maíz por esta misma circunstancia se le discrimine sin ayudas», han señalado desde la organización.

Así, en esta campaña se van a quedar sin sembrar por escasez de agua la cantidad de 4.520 hectáreas en esta zona, lo que supone un quebranto económico importante tanto para agricultores como para el resto de la actividad económica en la comarca.

Cabe destacar que la organización ha enviado un comunicado a los alcaldes de los municipios afectados de Moraleja, Gata, Vegaviana, Cilleros, Huélaga y Calzadilla para que se unan a esta reivindicación y «no permitan que se discrimine a los regantes de sus municipios», han dicho.