Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al puesto de la localidad cacereña de Ahigal, han detenido a cuatro personas e investigado a otras tres, como presuntas integrantes de una organización criminal dedicada al robo de cableado de cobre, procedente de líneas telefónicas.

Los datos hechos públicos por la Guardia Civil indican que han sido esclarecidos  11 delitos de robo con fuerza, cometidos en el sur de la provincia de Salamanca, y se ha investigado, además, al responsable de una empresa de tratamiento autorizado de residuos, con sede en Plasencia, como presunto autor de un delito de receptación.

La investigación, enmarcada dentro del plan nacional contra el robo de cobre, comenzó en marzo, cuando agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Puesto de Ahigal, dieron el alto a un vehículo, que circulaba por la autovía A-66, y en el que viajaban dos hombres, vecinos de Béjar (Salamanca),transportando cerca de 300 kilogramos de cableado de cobre, pertenecientes a líneas telefónicas, cuya legal procedencia no pudieron justificar, lo cual motivó su intervención por parte de los agentes.

Anuncios
Anuncios

De esta manera, bajo la denominación de “Operación Mangucha”, comenzó una investigación parar tratar de esclarecer los hechos y poder conocerla procedencia del cableado intervenido, averiguando que en el sur de la provincia de Salamanca se habían producido diferentes sustracciones de cableado telefónico, siendo el denunciante de todas ellas una empresa dedicada a la instalación de líneas telefónicas, tal y como ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa.

Bajo la dirección del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Béjar, los agentes practicaron distintas pesquisas que les permitieron obtener diferentes indicios acerca de las personas que estarían implicadas en los hechos investigados, así como del grado de participación de cada una de ellas, averiguando, además, que una empresa autorizada para la gestión de residuos, ubicada en la localidad de Plasencia, pudiera estar dedicándose a recepcionar el cableado telefónico que era sustraído.

Las diversas gestiones practicadas por los investigadores, llevaron a ubicar a todos los componentes de la organización criminal en la localidad salmantina de Béjar.

Así, tras obtener las pruebas e indicios necesarios acerca de la comisión de los delitos investigados,  los agentes han llevado a cabo la detención e investigación de 7 personas (4 hombres y 3 mujeres), como presuntas autoras de un delito de pertenencia a organización criminal y de, al menos, 11 delitos de robo de cableado telefónico cometidos, desde el pasado mes de agosto, en el sur de la provincia de Salamanca, procediendo, además, a la investigación del responsable de una empresa de tratamiento autorizado de residuos, con sede en Plasencia, por un presunto delito de receptación del material robado.

Con esta actuación, desarrollada por la Guardia Civil, se ha conseguido desmantelar esta organización criminal dedicada al robo de cableado telefónico de cobre, con el agravante de afectar a un servicio de interés general para la ciudadanía, como son las telecomunicaciones, en unos robos en los que se vieron afectados un total de 217 usuarios de líneas telefónicas, y que suponen un alto coste para las compañías telefónicas afectadas, por la reparación y sustitución del material sustraído.


Galería de imágenes