La Guardia Civil investiga a un vecino de Cartaxo en Portugal, por un supuesto delito contra la seguridad vial, al conducir un camión de gran tonelaje superando en más de diez veces la tasa de alcohol legalmente establecida.

La actuación de los efectivos del de Tráfico de la Guardia Civil de Don Benito, tuvo lugar la mañana de este pasado miércoles cuando un usuario de la carretera N-430 alertó al servicio de emergencia del 112,  de los síntomas tan evidentes de embriaguez que presentaba el conductor de un camión articulado, que se disponía a iniciar la circulación por la citada vía en dirección a la autovía A-5, han añadido en un comunicado desde la Comandancia de la Guardia Civil.

Con los datos aportados se estableció inmediatamente el oportuno dispositivo para su búsqueda, siendo localizado a escasos kilómetros del lugar donde emprendió la marcha, invadiendo el sentido contrario de circulación, ocasionando retenciones de los vehículos que le seguían al no poder realizar su adelantamiento con seguridad.

Anuncios
Anuncios

Tras hacer caso omiso a las señales de los agentes que le indicaban la detención, finalmente se le pudo interceptar dentro del término municipal de Villanueva de la Serena.

En el transcurso de la identificación de su conductor, un vecino de Cartaxo en Portugal, observaron síntomas evidentes de hallarse bajo los efectos del alcohol o drogas, por lo que agentes le realizaron las pruebas de detección legalmente establecidas, constatando como superaba en más de diez veces la tasa de alcohol permitida para esta clase de conductores (0,15 mg/l) arrojando un resultado de 1,53 mg/l de aire espirado, ha informado desde la Guardia Civil en una nota de prensa.

Con las pruebas incriminatorias, además de la denuncia por la infracción al Reglamento General de Circulación por la conducción temeraria realizada,  se le instruyeron diligencias por un supuesto delito contra la seguridad vial al conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Las diligencias, que han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Villanueva de la Serena. El vehículo quedó inmovilizado y retirado de la vía, pasando comunicación a la empresa titular para que se hiciera cargo del mismo.

Ahora, el conductor se enfrenta a penas de hasta seis meses de prisión, y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo entre uno y cuatro años, sin perjuicio de la sanción administrativa que dio inicio a la actuación de los agentes, añade la nota de prensa remitida a los medios.

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Badajoz, seguirá realizando controles a conductores de vehículos de gran tonelaje, con el objetivo de contribuir a erradicar el consumo de alcohol al volante que pone en grave riesgo al resto de usuarios de las vías.

La colaboración ciudadana es fundamental para prevenir y actuar ante esta clase de delitos, han recordado desde la Guardia Civil.

 

 


Galería de imágenes