Dos camiones cargados con más de 40.000 kilogramos de ayuda humanitaria han partido este miércoles desde la localidad cacereña de Malpartida de Plasencia con destino a la frontera entre Hungría y Ucrania.

Tanto la recogida del material como el transporte ha sido coordinado por varias familias extremeñas que forman parta de la asociación Infancia de NAD, dedicada a desarrollar un programa de acogida temporal de menores ucranianos en España.

Según ha explicado el portavoz de la organización, Juan Jesús Arribas, los dos vehículos, que han sido cedidos de forma altruista por una empresa de transportes de Malpartida, van cargados de ropa, comida -sobre todo para bebés-, agua, material sanitario y medicamentos.

Anuncios
Anuncios

Arribas ha indicado que si no se producen incidentes durante el viaje, está previsto que los camiones lleguen el próximo sábado, 19 de marzo, a la ciudad ucraniana de Úzhgorod, en la frontera con Eslovaquia, donde se ubica uno de los centros de distribución de ayuda humanitaria para el resto del país.

El camino neocatecumenal de la Iglesia tiene allí seminaristas que se encargarán de repartir la mercancía por el interior del país, ha apuntado Arribas.

El portavoz de Infancia de NAD ha hecho un llamamiento a los transportistas que protagonizan un paro en el sector y les ha pedido “que respeten a nuestros camiones para que puedan acabar su viaje”.

No obstante, la asociación ha etiquetado los camiones “para dejar claro que transportan ayuda humanitaria y evitar represalias” por parte de los piquetes.


Galería de imágenes