•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¡Qué maravilla!, ya tienen cinco AVEs más en Cataluña; con los 16 anteriores, son 21. Nos alegramos del progreso que nos traen los franceses con su AVE “low cost”.

“Ouigo va a popularizar la alta velocidad en España”, mejor dicho en la España privilegiada; en la otra España los trenes son del siglo XIX. No es envidia, es admiración. Es el triunfo de LA IGUALDAD DE ESTE GOBIERNO EQUILIBRANDO A TODAS LAS COMUNIDADES.

Cuando circule el AVE Madrid-Lisboa, podremos hacer viaje directo hasta París, esperamos que sea en este siglo. Ahora tendremos que resignarnos con los trenes que se rompen, que se queman, que no funcionan, de vez en cuando. Iremos, incluso, a Lisboa en AVE. Pero nos alegramos, de verdad, de que se pueda ir de Madrid a Barcelona en el AVE “más moderno” por 9 euros. En Extremadura, por trenes de deshecho en otras comunidades, cuesta cuatro o cinco veces más que el AVE a Barcelona. Nos alegramos también. ¿Para qué queremos el dinero?

Anuncios
Anuncios

Seguro que el Gobierno ha pensado, al mismo tiempo, en Extremadura y en la España “B” o la España vaciada, o marginada, u olvidada. Agradecemos al Gobierno el trato tan “formidable” para esta España que sabe aguantar.

Necesitamos, además de la mascarilla para la boca, una mascarilla para los ojos. Porque “ojos que no ven, corazón que no siente”. Los que están en la jaula, ya cantarán cuando les manden. Enhorabuena. Están preparando la revolución industrial de Extremadura. ¡Qué alegría nos van a dar!


Galería de imágenes