•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Al Ayuntamiento de Moraleja le costaba más la recogida de basura en la Mancomunidad de Sierra de Gata que fuera de ella. Esta es una de las premisas que llevó al consistorio a solicitar reiteradamente las cuentas al ente comarcal y que derivó en la negativa de la administración local de abonar las cuotas por el servicio de recogida de basura que venía prestando la mancomunidad a todos los ayuntamientos, incluido Moraleja.

Así lo ha recordado ahora el concejal electo del PP, Carlos Lomo y el que fuera teniente alcalde del ayuntamiento y concejal de Economía y Hacienda cuando Moraleja fue apartada de la agrupación comarcal en octubre del 2009.

A raíz de hacerse pública ahora la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que da la razón al ayuntamiento y en la que se reconoce que mancomunidad vulneró derechos fundamentales al negar la información a los responsables municipales de Moraleja, Carlos Lomo recordó que la inclusión de Moraleja en mancomunidad "no nos servía para nada" y el servicio de basura "nos salía más barato por nuestra cuenta" que en mancomunidad. Según datos facilitados por el PP, cuando Moraleja no formaba parte de la mancomunidad abonó 113.866 euros por el servicio de recogida de basuras, incluido el servicio al municipio de Vegaviana. Tras su incorporación a la agrupación, el servicio de basuras suponía a las arcas municipales 177.828 euros anuales.

Sobre este asunto, cabe recordar que la ex alcaldesa Concepción González ya anunció en la sesión plenaria del mes de agosto del 2009 que la citada mancomunidad había incumplido con sus obligaciones y explicó que el consistorio había contratado una empresa para realizar el trabajo de recogida de basuras con un coste que era 30.000 euros inferior al que abona el consistorio a mancomunidad. Entonces González se preguntó cómo era posible esta diferencia económica.

Ahora, Lomo también recuerda que aparte de las discrepancias económicas, también han exigido siempre una mayor representación en relación al número de habitantes, una circunstancia que ahora se si podría dar con la aprobación de la Ley de Mancomunidades que contempla el voto ponderado y condiciona la representatividad en relación al número de habitantes.

Lomo manifestaba que ahora el PP local, que tomará posesión del ayuntamiento el próximo sábado, deberá analizar con detenimiento estas circunstancias. Aunque reiteran que las relaciones personales y comerciales entre los vecinos de Moraleja y Sierra de Gata siguen siendo positivas y no tienen nada que ver en este conflicto.

Voto ponderado

Pedro Caselles alcalde electo de Moraleja, ha abierto las puertas al diálogo al presidente en funciones de la Mancomunidad de Sierra de Gata, Alfonso Beltrán (PSOE), aunque también señaló que  habrá que analizar primero con detalle la sentencia y después sentarse a hablar con el nuevo equipo de Gobierno del ente comarcal. "Está es una nueva etapa y una nueva época", apostilló.

Caselles reconoció que el voto ponderado que reconoce la nueva Ley de Mancomunidades de Extremadura (aprobada en 2010) será positivo para Moraleja porque permitirá en un futuro que las localidades tengan mayor o menor representación en función del número de habitantes censados.  "Será un cambio muy importante que beneficia a Moraleja", añadió.

Tras la sentencia del TSJEx que anula los acuerdos del pleno de mancomunidad del 9 de octubre del 2009 donde se expulsó a Moraleja, el municipio sigue perteneciendo a la agrupación comarcal. El presidente comarcal en funciones, Alfonso Beltrán, indicó que seguirán exigiendo la deuda que debe Moraleja por el servicio de recogida de basuras cifrada en 146.819 euros. Sobre el voto ponderado de Moraleja Beltrán se muestra favorable a que la localidad tenga una mayor representatividad. No obstante, matizó que a nivel regional el PP presentó un recurso contra esta normativa "con la que no están de acuerdo".


Galería de imágenes