•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un verano más los vecinos de las localidades del Valle del Alagón que se abastecen de la presa de San Marcos, ubicada en el término municipal de Aceituna, han sufrido los malos olores y el desagradable sabor del agua a raíz de la aparición de algas en el embalse por efecto del calor y la escasez de lluvias del pasado invierno. Los ciudadanos de la comarca llevan años sufriendo estos problemas, desde que la mancomunidad se denominaba San Marcos y sólo prestaba dos o tres servicios entre ellos el de abastecimiento de agua y contaba con muchas menos población.

En la última semana ha sido necesario poner en marcha varias medidas de choque para solucionar el problema, unas medidas que se viene aplicando todos los veranos. A pesar de que en el mes junio, y debido a las elevadas temperaturas que se registraron obligó a aplicar estos tratamientos, en los últimos días aparecía un nuevo brote de altas. El presidente de la mancomunidad, Carlos Carlos, indicó que el pasado lunes se celebró una reunión de urgencia y a lo largo de la semana se han ido aplicando diferentes medidas.

Anuncios

Aparte de estas medidas de choque, Carlos Carlos apuntó que en la reunión mantenida con la Junta de Extremadura se ha planteado la necesidad de encontrar una solución definitiva, aunque en los próximos meses se seguirá trabajando con proyectos de aplicación de ozono y oxígeno activo. El presidente comarcal planteó la necesidad de tener una conducción desde el embalse de Valdeobispo hasta San Marcos para solucionar estos problemas.

Anuncios

El desagradable sabor y olor del agua provocaba esta semana que los vecinos de Montehermoso se concentrasen en la plaza de España, a las puertas del ayuntamiento, para protestar por la situación. Se da la circunstancia de que hace poco más de un año el equipo de Gobierno ha privatizado el servicio del agua lo que ha provocado una subida del recibo, en algunos casos, de hasta el 50% en los últimos meses. A esa subida de la factura se ha sumado el deficiente servicio y los vecinos se echaban a la calle. El alcalde, Carlos Labrador, entiende el malestar de la ciudadanía, aunque indica que se trata de un problema puntual. El ayuntamiento ha decidido activar de nuevo el suministro de agua desde el canal del río Alagón para solucionar la situación.

Por otra parte, Labrador, indicó que cuando el ayuntamiento adjudicó el servicio de abastecimiento de agua a una Unión Temporal de Empresas y esta UTE decidió poner en marcha la captación de San Marcos, estuvieron de acuerdo, ya que consideran que es la mejor solución para los vecinos. Ya que, según Labrador, el anterior sistema de captación de agua de la presa local en invierno y del canal en verano también venía dando problemas.


Galería de imágenes