•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cáceres cuenta ya con siete ferias de muestras más o menos consolidadas en el calendario anual: Multicáceres (bianual pero en 2010 se probará con Cáceres Turística, una modalidad para este sector), la feria gastronómica, del Stock (organizada por el comercio), del libro, del dulce conventual, Extremabio y Cáceres Celebra.

Estas citas, algunas recientes como la del stock o la de repostería de los conventos, refuerzan la necesidad de dotar a la ciudad de un pabellón de ferias y muestras no sólo para disponer de unas instalaciones adecuadas sino para poder incrementar el número de convocatorias.

"Cáceres debe recuperar el papel de capital de provincia y de referencia en actos y actividades", aseguró ayer la alcaldesa y presidenta de la junta rectora de la Institución Ferial de Cáceres (Ifeca), Carmen Heras, quien informó de los acuerdos adoptados en la reunión de este órgano.

Heras anunció que en el plazo de mes y medio se espera tener listo el proyecto del pabellón para sacarlo a concurso. Responsables de Ifeca han visitado las instalaciones de diversas ciudades para copiar ideas y aún falta conocer los de Salamanca y Zamora, que se hará en breve.

El ayuntamiento pretende construir este pabellón en el actual recinto ferial –una vez descartado La Mejostilla por la falta de aparcamientos– después de la aprobación del Plan General Municipal de urbanismo que permitirá la recalificación del suelo. El presupuesto de este año cuenta con una partida para el estudio y el proyecto, pero la construcción necesitará ayuda de la Junta.

 

PLANES DEL 2010 La junta rectora de Ifeca acordó ayer el presupuesto y el nuevo calendario de ferias para el 2010. El próximo año se contará con 189.000 euros para organizar seis citas (ver listado anexo), aunque se advirtió que se está "abierto" a nuevas propuestas.

Asimismo, se realizó un balance más que satisfactorio de la última edición de la Feria Cáceres Gastronómica por la que, según las cifras que aportó ayer Heras, pasaron unas 25.000 personas, vendiéndose entre 125.000 y 150.000 tickets de consumiciones, casi el triple que la edición anterior (50.000 tickets).

"El atractivo de la feria se ha consolidado", valoró la alcaldesa. A ello contribuyó el cambio de ubicación y la amable climatología. El próximo año tendrá que trasladarse posiblemente a la parte antigua por obras en la plaza Mayor pero promete reafirmar su éxito ya que, según la propia Heras, es una cita "que se abre paso con muchísima fuerza".


Galería de imágenes