•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Badajoz está por debajo de la media en cuanto órdenes de expulsión de inmigrantes y deportaciones, según el jefe superior de Policía, Angel Galán, quien aseguró que no se persigue a extranjeros sin papeles "ni por cuotas, que no existen, ni por nacionalidad; en ningún caso", salvo que hayan delinquido, "pero no por ser inmigrantes".

Angel Galán respondió así cuando se le planteó la posibilidad de que hubiera algún tipo de campañas cada cierto tiempo para expulsar a extranjeros en situación ilegal, como ha señalado un representante del Foro de la Inmigración. Y aclaró que "nunca va la policía a identificar ni a perseguir, ni a detener a nadie a su casa, ni al trabajo, ni los busca en la calle". Así lo corroboró la asociación Tods legales, tods legales, que trabaja con colectivos de inmigrantes.

La Oficina de Extranjería ha tramitado desde el 1 de enero 68 órdenes de expulsión, por diversas causas, de las que la Subdelegación del Gobierno ha resuelto 20 con la deportación. En todo el 2008 se registraron 340 expedientes y acabaron en expulsión 67, el 19,7%, algo más que en el 2007, en el que se abrieron 290 expedientes y se expulsó a 48, el 16,5%.

MOTIVOS Los datos se refieren a las actuaciones realizadas por todas las fuerzas de seguridad. Los más afectados, por número, son brasileños, marroquíes, bolivianos y colombianos, siendo los motivos: por sentencia judicial, falta de contrato de trabajo o de renovación de su tarjeta, o comisión de un delito, entre otros.

Las expulsiones las ordena la Subdelegación del Gobierno, que debe resolver los expedientes en un mes, muchos de los cuales no terminan en expulsión, porque el afectado se marcha voluntariamente, porque ha completado algún trámite, o ha recurrido la resolución.

Un requisito para proceder a la deportación es que el país de origen reconozca a la persona y la acepte, "cosa que no siempre ocurre", porque a veces el afectado no da la información correcta, aunque la policía se sirve de medios como los traductores para identificar la lengua y otros factores en casos que se dan sobre todo en ciudadanos de países subsaharianos.

Galán manifestó que "nosotros no vamos a las puertas de los colegios, ni a las casas a ve quién está de interna, ni nada de eso; ahora, si se identifica a alguien y no tiene documentación, no puedes darte la vuelta; tenemos que cumplir la ley, pero está claro que no los buscamos". Y también señaló que lo que sí se busca a personas es para entregar las órdenes o resoluciones, por obligación. Y que en lo que sí se centra la policía es en combatir las redes de inmigración ilegal, "que tratan a las personas como esclavos".

ASOCIACION María Gemio, presidenta de Tods legales, tods legales afirmó que no tiene noticias de, como ha expresado un miembro del Foro de la Inmigración, campañas de acoso a inmigrantes, "ni muchas órdenes de expulsión; las hay, pero menos que en otros sitios; quizás ahora algo más por haber más policías en la calle, pero no acoso".

Gemio reconoció que los inmigrantes sin papeles salen a la calle lo necesario y viven con temor a que los expulsen, "pero la policía no va a buscarlos a los locutorios ni ha ido a las asociaciones a buscarlos, al menos en la actualidad". Desde el colectivo que preside, Gemio aseguró que "cuando tenemos un problema, o una queja, yo informo directamente a los responsables y normalmente nos atienden".

Uno de las situaciones que expone María Gemio es el de mujeres que trabajan aquí para mantener "a toda su familia en su país de origen y si les ponen una multa, o las detienen por no tener papeles, no pueden legalizar su situación en algunos años".


Galería de imágenes