•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La tradición de celebrar Las Candelas con coplas y dulces perdura en La Moheda de Gata. Hace más de cincuenta años que la familia Serradilla trajo la costumbre desde la localidad cacereña de Mirabel y las jóvenes del pueblo se aferran a la cultura popular que llegó a La Moheda al tiempo que lo hicieron los colonos.

El libro que contiene las estrofas que cantan las jóvenes del pueblo es uno de los tesoros más preciados de la historia de esta localidad de colonización. Cuando se acerca febrero sus páginas  se abren y los ensayos amenizan las tardes de las chicas que compaginan sus estudios con el canto de la letra de las coplas bajo la supervisión de Sara Serradilla.

Tras días de preparativos y muchos nervios, las puertas de la iglesia de La Moheda se abrieron un año más a sus cánticos y ofrendas. Durante unos quince minutos y ataviadas con el traje regional cantaron el reperterio de antaño ante la mirada de cientos de personas que se agolparon en el interior del templo. Las bajas temperaturas de febrero no restaron calor al ritual que culminó con la presentación a la Virgen de los niños bautizados en el último año.

Entre las ofrendas, una tarta, maíz y vino. No faltó la música de la pandereta y el rito de lanzar dos palomas al vuelo como símbolo de paz y libertad. Los niños del pueblo entregaron ramos de flores y el párroco de La Moheda levantó frente a la Virgen a cada uno de los bebés congregados en la iglesia.

Un fuerte aplauso cerró el festejo religioso para dar paso a la fiesta popular regada con caldos de la comarca y los deliciosos dulces elaborados por las mujeres del pueblo que agasajaron al pueblo con roscas, floretas y torciditos.

En 1950 Eufemia Pérez llegó a La Moheda desde Mirabel. Ella se trajo muchos recuerdos debajo del brazo y también los cánticos que cada año –y ya supera el medio siglo– interpretan las jóvenes con motivo de la celebración de Las Candelas.

A pesar de la situación de crisis, la llama de la vela que porta la Virgen se mantuvo encendida durante todo el ritual. La tradición dice que será un buen año para los vecinos de La Moheda de Gata.