•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una de sus hijas le llama Cuadromanía y no le falta razón. Desde hace 20 años, cuando a finales de los 80 compró su primer cuadro de Juan José Narbón, no ha parado de coleccionar arte, su principal afición. Ayer, un abrumado Javier García Martín comparecía ante la prensa junto a la alcaldesa, Carmen Heras, para poner rostro al coleccionista privado que ha cedido al ayuntamiento nada menos que 417 obras, auténticas joyas del arte nacional e internacional.

Heras dio ayer los detalles de la firma del convenio que el consistorio ha rubricado con García Martín, un ingeniero de Caminos de 47 años, funcionario de la Junta de Extremadura, casado y padre de tres hijos: Mónica, Carmen y Alberto, en quienes se ha inspirado para poner título a su colección: Mocaral (nombre formado por la primera sílaba de cada uno de los nombres).

La alcaldesa estaba satisfecha. Y no es para menos teniendo en cuenta que Mocaral pasa a manos del ayuntamiento durante 15 años y sin coste alguno. Eso sí, el gobierno municipal deberá ocuparse de la conservación y custodia de las piezas, del pago de los seguros y tendrá que comprometerse a que al menos un 20% de la colección se expondrá al público de manera rotatoria para que cuantos ciudadanos lo deseen puedan conocer la colección en su totalidad.

La regidora cacereña definió Mocaral como "un placer para la vista". Y deberá serlo así teniendo en cuenta que autores como Picasso, Tapies, Miró o Warhol forman parte de la misma.

Javier García Martín explicó que las 417 obras se reparten entre 271 pinturas, 13 esculturas, 12 fotografías y 121 obras gráficas divididas en cinco bloques. El primero, de arte extremeño, consta de 133 piezas (126 pinturas, seis esculturas y una fotografía) de 33 artistas como Timoteo Pérez Rubio, Eduardo Naranjo, Juan Barjola o Eugenio Hermoso, entre otros. Aquí se incluyen también a Wolf Vostell y Gastón Orellana, con 17 obras cada uno.

El segundo bloque, de arte español, está formado por 117 obras de 70 artistas, con 111 pinturas y seis esculturas. Destacan trabajos del Grupo El Paso, abstracción de los 90 y piezas de Francisco Iturrino, Picasso, Miró, Tapies, Oteiza o Millares. Aquí se incluye uno de los cuadros más importantes de la colección, de Miguel Barceló. Se trata de un lienzo de 1,35×1,95 que el coleccionista adquirió "con sangre, sudor y lágrimas y que hoy no tendría capacidad económica para comprarlo", confesó.

En el apartado de arte internacional hay 34 pinturas y una escultura de 25 artistas (Warhol, Baselitz o Roberto Matta). La colección consta igualmente de 11 fotografías de nueve fotógrafos (10 antiguas de época como Man Ray, Dora Maar, Doisneau o Brassai y una actual de Juan Uslé). El quinto y último apartado es el de obra gráfica, con 121 originales entre litografías y grabados de artistas como Chilida o Matisse hasta completar 21 distintos.

¿Dónde se instalará la colección? La alcaldesa anunció que se colocará en el Edificio Embarcadero, nave industrial del poblado minero restaurada con fondos europeos y que previsiblemente se inaugurará a principios del año que viene. No obstante, en los próximos días podrá verse un avance de la obra en una muestra sobre arte español del siglo XX que se expondrá en el Palacio de la Isla.

A la comparecencia de ayer –para la que se estrenó la sala de prensa municipal– se sumaron Javier Paniagua, representante de García Martín y coordinador de Mocaral durante los 15 años de cesión al ayuntamiento, Antonio Alvarado, responsable de la difusión tecnológica de la colección, y el concejal de Cultura, Santiago Pavón, verdadero artífice de la negociación y que contactó con el coleccionista a través de la doctora en Historia del Arte, Rosa Perales.