•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No habrá acto de inauguración, pero la pasarela que une La Cañada y Santa Lucía quedará oficialmente abierta hoy si los técnicos municipales verifican que el proyecto ejecutado coincide con el que se aprobó y el ayuntamiento recepciona la obra que une estas dos barriadas, separadas hasta ahora por la vía del tren. "Podía haber estado finalizada a finales de agosto, pero los técnicos municipales recomendaron que se sustituyeran la farolas incluidas en el proyecto por otras de más altura", explicó el edil de Infraestructuras, Miguel López, que añadió: "si todo se ajusta al proyecto definido, la obra será recepcionada". Esto significa que el consistorio asume la titularidad de la infraestructura, y por tanto su mantenimiento.

El retraso desde agosto se debe a que fue entonces cuando los técnicos municipales comprobaron que el modelo de farola que se definía en el proyecto inicial para ser colocado a ambos lados de la pasarela era susceptible de verse afectado por actos vandálicos, por lo que estimaron conveniente que fueran sustituidas por otro modelo que permitiera elevar la altura del báculo.

La construcción del paso elevado comenzó a plantearse en el 2005, aunque su ejecución se inició en octubre del año pasado y ha tardado más de un año en terminarse oficialmente -los vecinos la usan desde hace unas semanas-, a pesar de que el plazo de ejecución era de cinco meses. La obra la ha llevado a cabo la empresa Extraco, adjudicataria del concurso por un importe de 326.223 euros.

La pasarela se ha levantado sobre el punto kilométrico 334,71 de la línea férrea que une Madrid y Valencia de Alcántara. Se trata de un puente de 244 metros de longitud y alrededor de 7 metros de altura.