•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y la Junta apelan a la unión y la negociación del sector vitivinícola y la administración para que el desarrollo de la nueva Organización Común de Mercado (OCM) del Vino permita fijar precios "justos" que mantengan el nivel de ingresos de los agricultores y productores.

Así lo explican el consejero de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Vázquez , y la secretaria general del Medio Rural del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Alicia Villauriz, antes de mantener una reunión con los representantes del sector vitivinícola extremeño.

A este encuentro han asistido representantes de UPA-UCE; COAG; APAG Extremadura Asaja; Asaja Cáceres; Unexca; Invida; Vinícolas del Oeste; Denominación de Origen Ribera del Guadiana; Viñaoliva y Asevex.

Anuncios
Anuncios

La campaña está siendo buena

Vázquez ha adelantado que en la reunión se ha analizado la marcha de la actual campaña de recogida de la uva, donde a su juicio, los resultados están siendo "excelentes" tanto en producción como calidad, a pesar del cambio de modelo con la entrada en vigor el pasado 1 de agosto de la OCM aprobada por la Comisión Europea.

En este sentido, espera que la recolección supere los 3,5 millones de hectolitros del año anterior, y que "al final de la película" los resultados sean, tal y como se prevé, beneficiosos para el sector.

Ha explicado que el sector vitivinícola extremeño, segunda productora en superficie de uva, ha fijado la población en diversas zonas rurales, sobretodo en Tierra de Barros, donde el principal sustento económico de las familias son las viñas.

Por ello, el consejero ha insistido en la necesidad de ofrecer información y transparencia en los datos.

La nueva OCM tiene aspectos negativos

En su opinión, la OCM del vino también alberga aspectos negativos como la reducción de ayudas a la destilación de alcohol para uso de boca y almacenamiento de vinos y mostos, aunque ha asegurado que no son tan "drásticas como en un principio se preveía".

Por su parte, Villauriz cree un "acierto" convocar reuniones con el sector en momentos en los que el cambio de regulación, puede provocar momentos de incertidumbre entre los afectados y en las personas que intervienen en la comercialización del vino.

Ha explicado que esta OCM está "más orientada" al mercado y a ajustar la oferta a la demanda e incorpora también la "necesidad de negociación" entre los productores y los diferentes eslabones de la cadena de producción para llegar así a precios "razonables y remuneradores".


Galería de imágenes