•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un varón de 35 años, Angel M. M., perdió ayer la vida en un accidente de tráfico que tuvo lugar al salirse de la calzada el vehículo que conducía, en la carretera Ex-108 que une Zarza la Mayor con Moraleja. El siniestro, acaecido a muy pocos kilómetros del cruce de la carretera que conduce a Termas de Monfortinho, se produjo de madrugada en una vía recta con cambio de rasante. Al parecer, según manifestaron personas cercanas a la familia que ayer por la mañana se trasladaron al lugar de los hechos, un Guardia Civil que en esos momentos circulaba por la carretera y que se encontraba de paisano fue quien descubrió al joven tras sufrir el accidente, e inmediatamente alertó a los servicios de emergencia.

"El agente estaba de paisano porque venía de trabajar de Zarza. Ha visto una luz, ha parado a comprobar qué ocurría y ha encontrado al chico", explicó una persona próxima a la familia.

El Servicio de Emergencias del 112 recibió la llamada de aviso a las 7.23 horas, según informó ayer, y a partir de ahí fue movilizada una Unidad Medicalizada del Servicio Extremeño de Salud con base en Coria y otra ambulancia del Centro de Salud de Ceclavín, así como una patrulla de la Guardia Civil y otra de Tráfico.

Cuando los sanitarios llegaron al lugar del accidente, encontraron al joven fuera del coche y solo pudieron certificar su muerte. Los restos mortales de Angel M. M. fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense de Cáceres para practicarle la autopsia. Será enterrado en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), donde residía. Sus allegados explicaron ayer que la víctima, que tenía un hijo menor, estaba disfrutando de unos días de vacaciones junto con su familia en la localidad de Moraleja, de donde es natural su padre, y en Zarza la Mayor, población natal de su madre.

De hecho, el accidente se produjo en el momento en el que el joven se dirigía desde Zarza hasta Moraleja. El coche se salió de la vía por el margen izquierdo y arremetió contra una alambrada de una finca particular. Después dio varias vueltas hasta quedar parado y volcado a varios metros de distancia de la carretera. El vehículo sufrió notables daños en la parte delantera, y el golpe ocasionó que las luces quedaran encendidas, lo que permitió que el chico fuera localizado con mayor rapidez tras el accidente, aunque esta celeridad tampoco permitió salvarle la vida.