•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron ayer hacia la una de la tarde en Badajoz al matrimonio de nacionalidad rumana, al que desde el 26 de octubre pasado se buscaba por desaparecer con dos de sus hijos tras fugarse éstos del centro de menores San Juan Bautista, de Badajoz, en el que desde el 15 de octubre se encontraban acogidos por la Junta de Extremadura. Eran un niño de 8 años y una niña de 10 que se fugaron y se fueron con sus padres.

La detención se llevó a cabo gracias a la colaboración de los funcionarios responsables del citado centro de menores, según explicó ayer la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, y en la avenida Sinforiano Madroñero.

En el momento de hacer estas declaraciones, los detenidos se encontraban ya en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía, "a la espera de efectuar las declaraciones pertinentes esta tarde". Ambas personas fueron localizadas en Badajoz, en el propio centro San Juan Bautista, al que acudieron el día anterior para buscar a su hija de 22 meses que permanece en él.

En el momento de la detención, el matrimonio no llevaba con ellos a los dos niños que se fugaron del centro. Después se supo que los menores se encuentran en Rumanía, a donde los trasladaron los padres, que han vuelto a por la hija pequeña. Dijo Carmen Pereira que la investigación continuaba abierta y ue podría haber más detenciones.

UN INTERPRETE Asimismo, la detención no fue oficial, según explicó la delegada del Gobierno, hasta que la policía localizó a una persona que pudiera hacer de intérprete para informar a los detenidos de sus derechos, antes de trasladarlos a las dependencias de la policía. La pareja ya acudió a la centro de menores el día antes, pero los funcionarios los citaron para que volvieran ayer y dieron aviso a la policía de estos hechos. La policía montó un dispositivo especial y aguardó la llegada del matrimonio.

La delegada del Gobierno explicó que los ahora detenidos no tienen relación con la muerte de una nieta de 3 años el 4 de noviembre, hecho por el que los padres de la niña fallecida e hija de esta pareja se encuentran en prisión desde el 8 de noviembre del 2007. Al día siguiente la Junta asumió la tutela de la niña de 22 meses, hermana de los fugados.

"Ellos no tienen ninguna relación, en principio, con la muerte de su nieta de la que están acusados presuntamente los propios padres. A ellos se les había retirado la custodia de sus tres hijos, y los niños estaban bajo custodia de la Junta, y si ellos se los llevan sin la autorización oportuna, pues ha sido por ese motivo", dijo Carmen Pereira.

El matrimonio puede ser acusado "desde luego por desobediencia de una decisión judicial y administrativa y por la sustracción de los dos menores de una institución pública".


Galería de imágenes