•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En torno a un centenar de extremeños –sobre todo, chicas jóvenes– pueden enfrentarse este año a un primer diagnóstico de anorexia o bulimia. Así se desprende de los datos sobre trastornos de conducta alimentaria en la región que maneja el Sistema Extremeño de Salud (SES), según los cuales unas 1.200 personas padecen este tipo de patologías en Extremadura y cada año se detectan entre 75 y 100 casos nuevos. Durante el pasado, unos 400 pacientes fueron atendidos por la sanidad regional por este problema, que generó más de 3.600 consultas en los servicios de salud mental.

Precisamente, el Plan Integral de Salud Mental 2007-2013, aprobado el pasado mes de septiembre, establece una serie de medidas para mejorar la atención que reciben estos pacientes. Entre ellas, destaca la puesta en marcha de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria de Cáceres (como la que desde el 2001 funciona en Badajoz) o la creación de una unidad de hospitalización infantojuvenil que compensará, en parte, la carencia de servicios especializados de este tipo en Extremadura.

 En un primer nivel, para abordar este problema resulta fundamental la intervención de los profesionales de atención primaria. Ellos son quienes, en primer lugar, detectan qué pacientes pueden presentar trastornos de la conducta alimentaria y los derivan a los equipos de salud mental (en total, hay 14 repartidos por toda la comunidad a los que se suman tres específicos dirigidos a la población –en Badajoz, Cáceres y Plasencia–), informa El Periódico Extremadura.

"Somos conscientes de las características de nuestra región –baja densidad de población y dispersión–, por lo que entendemos que es prioritario garantizar la adecuada evaluación de las personas con este tipo de trastornos y una atención inicial rápida", indica el subdirector de Salud Mental, Miguel Simón. Con este objetivo, se está elaborando un protocolo para la evaluación de la demanda de estos problemas, la intervención inicial y su adecuada derivación a los centros de salud mental, en caso de que sea necesario.

Los equipos de salud mental, a su vez, determinan si es necesario que el paciente acuda a la unidad específica de trastornos de la conducta alimentaria, que cuenta con personal específico para tratar este tipo de patologías (psiquiatras, psicólogos, médicos, enfermeros y trabajadores sociales). Hasta ahora, la única unidad extremeña de estas características se ubica en Badajoz, si bien próximamente se abrirá otra similar en Cáceres.

En general, estos servicios son bien valorados por los pacientes que los precisan y sus familias. Así lo manifiesta el presidente de la Asociación en Defensa de los Trastornos Alimentarios de Extremadura (Adetaex), Jaime de la Torre, que no obstante echa en falta aún algunos recursos, sobre todo los hospitalarios.

Y es que la región no cuenta con este servicio para las personas con este tipo de patologías, como consecuencia de que es requerido de forma "puntual", según los profesionales sanitarios. Cuando es necesario, el SES recurre a los servicios hospitalarios generales o, si se precisa hospitalización en una unidad específica se utilizan las de otras comunidades, ya sean públicas o privadas. El año pasado fueron siete las pacientes que necesitaron este tipo de ingresos.

En el futuro, además, la creación de una unidad de hospitalización infantojuvenil y de dos hospitales de día permitirán reducir, en parte, este déficit, ya que una serie de plazas se reservarán para las personas con trastornos alimentarios.

Jaime de la Torre, cuya asociación representa a más de 300 familias, espera que se siga avanzando, aunque reconoce que la situación ha mejorado bastante en comparación con la existente cuando Adetaex inició su andadura, hace diez años, los mismos que tiene la Unidad de Trastornos Alimentarios de Badajoz.

Aunque lo deseable sería conseguir que dentro de otra década no hubiera pacientes que tratar, tanto Adetaex como el Servicio Extremeño de Salud dirigen ahora sus esfuerzos a garantizar esa atención a quienes presenten trastornos alimentarios y a prevenir esas patologías.


Galería de imágenes