•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Demasiada carne y pocas verduras, frutas, legumbres y pescado. Los menús escolares en España son poco equilibrados, favorecen la obesidad y no ayudan a los niños a comer correctamente. Este es el diagnóstico de los expertos de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y de la Sociedad Española de Dietética en Ciencias de Alimentación, tras un análisis de la dieta en 33 colegios de toda España con una población de más de 23.000 alumnos. Los menús estudiados presentan un exceso de grasa y de proteínas, frente a una cantidad deficiente de carbohidratos, informa El Periódico Extremadura.

Según datos recogidos en el Libro Blanco de la Alimentación Escolar, una obra elaborada por estas dos sociedades científicas, más de 1,3 millones de escolares de educación infantil, primaria y secundaria hacen uso de los comedores escolares. Acuden una media de 165 días al año en los 10.000 centros que disponen de este servicio en España.

 La investigación revela que los alimentos consumidos en el colegio suponen cerca del 35% de la calorías y nutrientes ingeridos en todo el día y constata que "hay grandes diferencias" entre los menús que los colegios reparten a los padres y lo que después se sirve realmente en el comedor.

"El valor calórico medio publicitado por las empresas que gestionan los comedores es de 915 kilocalorías. La valoración nutricional en los menús servidos contenían una media de 713 kilocalorías, un 28,3% menos", denunció el presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, Jesús Román. Además, en muchos centros tienen autoservicio, y los niños eligen lo que comen, con lo que, "obviamente, pocas veces escogen la fruta o la verdura", advirtió la doctora y secretaria general de la AEP, Isabel Polanco.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona coincidió en que debe aumentarse el consumo de verduras, frutas y legumbres y disminuir la presencia de fritos y rebozados. Así lo recomendó el año pasado en el 30% de los casos tras analizar 347 menús en colegios de la ciudad, pero matizó que el 80% tenían una "aportación nutricional buena".