La Guardia Civil ha instruido diligencias como investigado a un vecino de Villar del Rey, en la provincia de Badajoz, por presuntamente cometer un delito contra la seguridad vial. El individuo fue interceptado mientras conducía un minibús en Badajoz, transportando a seis pasajeros bajo los efectos de las drogas.

Los hechos ocurrieron a mediados de marzo, cuando agentes del subsector de tráfico de la Guardia Civil de Badajoz establecieron un punto de verificación de alcohol y drogas en la carretera N-523, dentro del municipio pacense. Fue allí donde detuvieron al conductor del minibús, que realizaba un transporte público hacia varios centros de educación especial en la ciudad.

El conductor, quien mostraba evidentes signos de intoxicación por drogas, fue sometido a la prueba de drogas, arrojando un resultado positivo que confirmó la presencia de sustancias estupefacientes en su organismo. Tras estos acontecimientos, se le han instruido diligencias como investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial, las cuales han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Badajoz.

El vehículo fue inmovilizado y retirado de la vía, mientras que la empresa titular fue notificada para que asignara otro conductor. Mientras tanto, los pasajeros fueron atendidos por personal socio-sanitario.

El conductor enfrenta posibles penas de prisión de 3 a 6 meses, multas de 6 a 12 meses, trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y, en cualquier caso, la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un período de uno a cuatro años.

En la foto, vehículo interceptado por la Guardia Civil.