La organización agraria UPA-UCE ha pedido a la Junta de Extremadura la inclusión del viñedo, castaño e higuera en la quema de restos de poda. Además, esta organización agraria también solicitará la supresión del informe fitosanitario, así como de las fotografías georreferenciadas o análisis de laboratorio.

Ante la publicación de la orden de 11 de octubre, en la que se regula el procedimiento para el otorgamiento de autorización excepcional de quema de residuos vegetales, UPA-UCE Extremadura ha detectado que se quedan fuera producciones estratégicas y emblemáticas de la región como el viñedo, el castaño y la higuera, que ocupan miles de hectáreas en Extremadura. Esta organización agraria señala que estos cultivos padecen enfermedades y plagas que solo pueden ser tratadas de manera eficaz a través de esta medida.

Por ello, UPA-UCE Extremadura reclamará a la Junta que incluya estos cultivos dentro de dicha excepcionalidad para que se permita quemar los restos de poda y así atajar un problema que afecta a miles de agricultores de toda la región.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, UPA-UCE también pedirá la supresión del informe fitosanitario elaborado por un técnico que requiere obligatoriamente la orden a los agricultores que lo soliciten, al igual que la supresión de la necesidad de tener fotografías georreferenciadas o análisis de laboratorio. “Estos requisitos suponen una carga burocrática y un coste añadido que muchos agricultores no pueden asumir”, destaca el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Por último, esta organización agraria recuerda que continuará trabajando para que la Ley nacional se modifique cuanto antes y permita volver a la aplicación dentro de la normalidad de esta práctica cultural tradicional, que tiene un alto valor fitosanitario y cultural para las explotaciones extremeñas y de todo el país, tal y como han informado desde esta organización agraria en una nota de prensa.