El padre Gianni Vettori ha sido nombrado hijo predilecto de la ciudad de Cáceres en un acto que se ha celebrado en el salón de plenos del consistorio, y en el que han estado presentes el alcalde de la ciudad, Luis Salaya, la concejala de cultura, Fernanda Valdés, y Demetrio González Núñez, amigo y compañero del padre Gianni Vettori, en un acto que ha estado conducido por Begoña Iglesias.

 Gianni Vettori, nació en la ciudad de Trento (Italia), en 1941, y llegó a Cáceres hace cuatro décadas, donde comenzó a impartir clases de religión. Es en ese momento donde comienza una vida plena dedicada a la labor social que se alargaría en el tiempo durante cuarenta años.

 Salaya ha destacado la gran labor solidaria que el sacerdote ha llevado a cabo, haciendo de Cáceres un lugar mejor “y en el que gracias a su labor solidaria las personas que viven en la calle han conseguido encontrar su lugar en la vida alejada de la soledad y la adversidad la que estaban condenados”.

Anuncios
Anuncios

 Una labor que el padre Gianni Vettori, a lo largo de las cuatro décadas en activo, ha desempeñado en múltiples de cargos entre los que destacan: capellán de la cárcel de la ciudad, rector de la ermita del Vaquero, voluntario en el hospital Virgen de la Montaña donde se dedicó a acompañar a enfermos terminales de VIH.

 En su largo tiempo en activo, el padre Gianni Vettori también hizo un hueco que le permitiera estar al lado de los más jóvenes, perteneciendo al equipo pastoral en algunos centros educativos de la ciudad y en la universidad y donde pudo compartir con la juventud aquellas lecciones que la vida le iba ofreciendo.

 Una labor que sin duda destaca por su plena dedicación en acompañar a los más desfavorecidos que se encontraban viviendo en la calle o que habían entrado en el mundo de las drogas, “personas que buscan una figura en la que cobijarse y sentir esa protección que necesitan y para los que siempre estuvo dispuesto”, ha indicado Salaya.

 En definitiva, “un tridentino único que lleva décadas siendo un cacereño ejemplar”, ha destacado el regidor de la ciudad, al que públicamente ha agradecido su encomiable labor a lo largo de 40 años en la lucha por hacer un mundo justo, y al que también ha definido como “un buen vecino, de los que todas las ciudades necesitan para mejorar la convivencia”.

 El acto ha finalizado con una especial ovación por parte de todas las personas asistentes como muestra de reconocimiento a su gran labor social desempeñada en la ciudad de Cáceres.