El consejero de Sanidad de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha reconocido que la calidad del agua para consumo humano «comienza a preocupar» ante la situación de sequía que vive España y Extremadura.

El consejero además ha dicho que en situaciones de escasez de agua es cuando tiene que actuar Salud Pública. Vergeles ha reconocido que pantanos de Extremadura «están muy al límite» y, en este sentido, ha apelado a la importancia de realizar un consumo racional del agua y también ha señalado el problema que suponen los desembalses.

La falta de lluvias acumulada en España en los 10 meses transcurridos desde que comenzó el año hidrológico el 1 de octubre de 2021, hasta el 2 de agosto, alcanza un 26 por ciento respecto a los valores normales. En el conjunto del país, las cantidades de lluvia acumuladas a lo largo de este año hidrológico están por debajo de sus valores normales en gran parte de la Península.

Anuncios
Anuncios

Además, Vergeles ha insistido en que es necesario «priorizar el consumo humano de agua de calidad» y ha recordado a los ciudadanos que hay que de este verano ya han fallecido más extremeños por golpe de calor, que en otros veranos completos.

Hasta ahora, cinco personas han fallecido por golpes de calor en Extremadura en este verano de 2022. Se trata de  una mujer de 76 años que falleció el 27 de julio en el Hospital de Don Benito-Villanueva y de otra de entre 30 y 39 años de edad que perdió la vida el 25 de julio por la misma causa en el Hospital de Mérida.

Los otros tres fallecidos son una mujer y un hombre que fallecieron los días 19 y 20 de julio, y otro hombre fallecido el 28 de junio, los tres en el Hospital de Don Benito-Villanueva.