Un peatón, que paseaba por la N-521, alertó a los agentes de la Guardia Civil del SEPRONA de Valencia de Alcántara (Cáceres) que había percibido un fuerte olor, cerca de las inmediaciones de una parcela y próxima a la localidad de Valencia de Alcántara (Cáceres).

Personados en el lugar, los agentes de la Guardia Civil, hallaron 3 ovejas muertas y 5 vivas, las cuales presentaban heridas sangrantes en las patas traseras y deshidratación. Además, una de ellas se encontraba en estado crítico y, como primera medida, los agentes buscaron un recipiente donde el animal pudiera abrevar y calmar su sed.

Solicitada la colaboración de la oficina veterinaria de zona de Valencia de Alcántara (Cáceres) y en presencia del propietario de la finca, se procedió a crotalizar a todos los animales vivos. Asimismo se informó al propietario de la obligación de prestar asistencia veterinaria urgente a los animales y la prohibición de moverlos del lugar.

Anuncios
Anuncios

Esa misma tarde los animales desaparecieron, pero la rápida actuación e investigación de los agentes, permitió localizar a los 5 en los extrarradios de la localidad. Uno de ellos, fue hallado muerto.

Por todo ello se investigó a dos personas, al propietario de la parcela, donde inicialmente se halló a los animales y a un arrendatario de la misma. Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº1 de Valencia de Alcántara (Cáceres), por un supuesto delito de abandono y maltrato animal con resultado de muerte.