Los vecinos de Valdecaballeros y Cañamero ya pueden salir de sus casas después de que el Servicio de Urgencias y Emergencias 112 Extremadura haya dicho en sus redes sociales, que «ya no hay riesgo» para esas poblaciones tras el incendio este sábado, de una planta termosolar en la localidad pacense de Talarrubias que dejó una nube tóxica, por lo que «no es necesario que permanezcan en sus casas como medida de precaución».

Desde el 112 de Extremadura, han informado de que una vez controlada la situación «ya no hay riesgo» y se ha levanta el confinamiento en ambas poblaciones.

Les recordamos que el 112 Extremadura pidió este sábado a los vecinos de las localidades Valdecaballeros y Cañamero que permanecieran en sus casas durante la noche, «cerrando puertas y ventanas» debido a la nube tóxica generada tras un incendio en la planta termosolar ‘Casablanca’.

Anuncios
Anuncios

Un incendio declarado en la tarde de este sábado en la central termosolar Casablanca, en el término municipal de Talarrubuas, que obligaba a confinar durante la noche a los habitantes de las poblaciones de Cañamero y Valdecaballeros.

El 112 lanzaba este consejo a los ciudadanos de estas dos poblaciones, ya que el humo generado por los materiales en combustión de la planta termosolar podría ser tóxica y provocar daños respiratorios.

El origen del incendio se encontró en un escape de aceite que se localizó en una de las zonas de la planta termosolar, según ha informado el consistorio de Valdecaballeros.

Cabe destacar que fue necesaria la actuación de los bomberos para poder controlar el perímetro de la zona afectada por las llamas y proceder al cierre de una válvula que permita evitar el escape de más aceite. El humo generado por la combustión del aceite podría resultar tóxico, de modo que se recomendó a la población que no salieran de sus casas y cerraran puertas y ventana. Fue una medida preventiva que se adoptó desde la Delegación del Gobierno en Extremadura y desde el área de emergencias de la región extremeña.

NOTICIAS RELACIONADAS

Un nube tóxica provocada por el incendio de una termosolar obliga a confinar a más de 2.500 personas