¿Vamos a permitir que un muro sea el nuevo icono urbano moralo? El jueves día 9 de junio la Plataforma cívica No al Muro, Soterramiento Ya, ha convocado una manifestación multitudinaria en Navalmoral a la cual hemos invitado a toda la ciudadanía extremeña.

El nuevo tren de altas prestaciones (mercancías y pasajeros) debe ser un elemento tractor e impulsor de la recuperación de Navalmoral de la Mata, y de su polígono industrial ( ExpacioNavalmoral y terminal de mercancias) , para lo cual la nueva infraestructura a construir debe generar un espacio que potencie, y no destruya, que genere nuevas actividades sociales y económicas y no cierre las actuales. El proyecto aprobado en superficie, con casi 100 millones de presupuesto, destruirá la ciudad siendo la única solución viable el soterramiento de la parte urbana (1.850 metros).

La solución técnica soterrada crea un Bulevar, un nuevo espacio público libre de especulación. Crea un eje trasversal potente de manera abierta y totalmente permeable aportando la solución más positiva a toda la ciudad y comarcas. Si la mejor solución, para no perder viajeros, es permitir que el tren siga pasando por la ciudad, este debe integrarse y no obstaculizar.  Y para ello, el soterramiento de la parte urbana es capaz de liberar un gran espacio por encima de las vías del tren con efectos para los próximos 100 años. Un nuevo espacio debe transformar de manera positiva toda la ciudad:   con la presencia de la sombra, de lo verde, de zonas peatonales y para las bicis, y como mejor facilitador del enorme tránsito de vehículos que atraviesa la ciudad de norte a sur.

Anuncios
Anuncios

El soterramiento, además, supone un acelerador de otros proyectos para la ciudad ante un futuro incierto. La hostelería, la restauración, los hoteles y el comercio que se instalen con un tren soterrado no lo puede ofrecer un muro imponente e irreversible.

Así lo fue con la construcción de la actual estación y del paso del tren desde hace más de un siglo. El paso del tren siempre ha supuesto un hito de desarrollo comarcal, pero también local con él se crearon tanto un parque municipal como un gran paseo y nuevas actividades económicas y comerciales. La población morala ya tienen suficiente experiencia de lo que es convivir con una valla y solo dos pasos a nivel, de lo que supone una barrera física de un lado a otro de la ciudad, por esto toda la ciudadanía ha entendido que el tan demandado nuevo tren electrificado debe superar esa barrera.

El soterramiento trasmite la mejor imagen tanto del Navalmoral de la Mata como de la región ya que promueve una ciudad acogedora y de futuro.  En la sociedad los “estados de ánimo” son fundamentales para prosperar juntos, porque surgen del deseo de toda la ciudadanía y de las gentes que viven en el lugar. ¿A quién se le ocurre ni siquiera imaginar que un muro sea capaz de hacer prosperar cualquier entorno urbano? Y sin embargo el actual equipo de gobierno municipal, sordo y ciego, es el único que lo sostiene.

EN UNA CIUDAD SALUDABLE LAS PERSONAS IMPORTAN

Nos negamos a considerar que los largos pasadizos subterráneos sean un espacio público que nos regala el proyecto en superficie de Adif.  Crear espacios de encierro, de pasajes inmundos e irrespirables nunca proporcionan una vida urbana mejorada. Y nos da igual que lo diga la presidenta de Adif, que la alcaldesa de Navalmoral de la Mata. Nadie se explica a qué tipo de intereses responde sus actitudes negacionistas a la mejor solución urbana (la soterrada para el tren) para la tercera ciudad de Cáceres.

Un espacio público no se puede convertir en callejones subterráneos, rampas larguísimas (de 200 y 250 metros de recorrido) y tránsito físico por escaleras a 6 metros bajos las vías.

Tenemos un espacio público cuando es abierto, sin miedos con seguridad, accesible y lo más permeable y sano posible. Se disfruta de un espacio público cuando se promueve la llamada a pasear, a encontrarse, a hacer ejercicio, a juntarse a lo largo y ancho de la ciudad. Ningún túnel infecto, ningún muro de metacrilato, por mucha entrada bonita y ancha que se ponga, por mucho pájaro y plantas que se pinten, puede proporcionar una vida saludable máxime después de la experiencia pandémica que hemos padecido.

La importancia de atender nuestra salud, también la mental, lo proporciona la plena accesibilidad universal, el sentimiento de plena seguridad y de no poner en riesgo la vida. Todos los túneles subterráneos parecen querer que volvamos al confinamiento por horas, pues tanto por la noche como en determinadas condiciones no se podrán ejercer la libertad de tránsito.

Ese muro que ahora defiende el gobierno actual municipal obligará a poner más control policial y un mantenimiento que se hará muy costoso para el municipio.

No vamos a permitir más burlas al respecto: toda nueva infraestructura de tren para Navalmoral de la Mata debe generar un futuro alentador y con el suficiente entusiasmo para encarar los desafíos que nos presenta tanto la emergencia climática como despoblamiento progresivo.

Colegio de Arquitectos de Extremadura, Colegio de arquitectos técnicos, ingenieros y profesionales del urbanismo, de la accesibilidad urbana, las obras públicas y de la ordenación territorial han alertado suficientemente acerca de un proyecto en superficie que no solamente no encaja en la ciudad, sino que la destruye y la rompe de manera irreversible.

Y que no nos vengan con la cantinela de los plazos, ni del coste, ni de impedir que las mercancías circulen a una sociedad que está suficientemente informada a pesar de todos los bulos y mentiras propagadas. El proyecto que enlaza Madrid (vía Toledo) con el norte de Europa para mercancías (sea la megafactoría de baterías para vehículos) ni siquiera está definido, por tanto, la demora en soterrar no representa un impedimento para el tramo Plasencia-Navalmoral de la Mata.

Las personas importan y su dignidad también.

El autor es coportavoz de la Plataforma No al muro de Navalmoral.


Galería de imágenes