UPA-UCE ha reclamado servicios mínimos en el transporte para que los ganaderos extremeños reciban los piensos necesarios para alimentar a los animales y, en este sentido, ha pedido la implicación de la Delegación del Gobierno para que actúe en los piquetes y la cadena alimentaria no se detenga.

Cuando se va a cumplir el cuarto día de huelga convocada por la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías, los ganaderos extremeños, según ha indicado UPA-UCE en un comunicado, se enfrentan a la falta de abastecimiento de las materias primas necesarias para alimentar a sus animales.

Ha señalado que la industria de la alimentación animal no puede abastecerse de materias primas para elaborar alimento para ganado ni tampoco puede hacer llegar dicho alimento a las explotaciones ganaderas de la región.

Anuncios
Anuncios

Por ello, UPA-UCE ha demandado el establecimiento de servicios mínimos que garanticen el abastecimiento de alimentos para todas las explotaciones ganaderas ya que, de continuar esta situación, las consecuencias serán de “un enorme calado”, no solo desde el punto de vista económico sino también desde el cumplimiento de las leyes de bienestar animal.

Del mismo modo, el desplazamiento de los animales destinados a sacrificio también se está viendo perjudicado por la huelga, tanto en pollos como en cerdos, según esta organización.

Para que los suministros necesarios de piensos puedan seguir realizándose de manera regular será necesario, según ha indicado, que se garantice la aportación de materias primas para las fábricas que se encargan de elaborar los piensos.

“Ya hemos pedido a la Delegación del Gobierno que se implique y se preocupe de garantizar el transporte alimenticio que demandan las explotaciones ganaderas extremeñas. Si no se cumple, nos enfrentaremos a una situación catastrófica en todos los sentidos”, ha destacado.

Esta organización ha aclarado que respeta al sector que convoca la huelga, pero mantiene que esto no puede suponer unos daños irreversibles a determinados sectores como son los ganaderos.

UPA-UCE también ha alertado de que al desabastecimiento de los piensos necesarios para alimentar al ganado se suma desde hoy la suspensión de la actividad de la industria láctea española, lo que pone en riesgo la distribución de alimentos básicos como la leche y los lácteos en todo el país debido a la huelga de transportes.

Las fábricas también han visto interrumpido el suministro de los insumos necesarios para la elaboración de productos lácteos y para el traslado del producto final a las cadenas de distribución, por lo que se ha anulado la capacidad de envasado, de almacenamiento y gestión de un alimento altamente perecedero y esencial para el consumo diario.

“Esta paralización está acarreando consecuencias sociales, económicas y medioambientales inevitables ya que supone la suspensión de la recogida de la leche en las explotaciones ganaderas y, sobre todo, se pone en riesgo el abastecimiento de productos nutricionalmente básicos en la alimentación de las personas como son la leche y los lácteos”, ha concluido esta organización agraria.