Adif Alta Velocidad ha iniciado esta semana pruebas de auscultación dinámica previas a la puesta en servicio de la línea de alta velocidad entre Plasencia (Cáceres) y Badajoz.

En concreto, las pruebas se llevan a cabo en los tramos Bifurcación Casa de la Torre (Cáceres)-Bifurcación San Esteban (Plasencia) y Bifurcación Chaparral (Monfragüe); y Cáceres-Peñas Blancas (entre Cáceres y Mérida), pertenecientes a los más de 164 kilómetros de plataforma de nueva ejecución que forman el tramo Plasencia-Badajoz de la línea de alta velocidad de Extremadura.

Estas operaciones se suman a las pruebas y trabajos que Adif Alta Velocidad tiene previsto efectuar a lo largo de toda la plataforma de nueva construcción, para garantizar el correcto estado de los elementos de la superestructura ferroviaria.

Anuncios
Anuncios

El objeto de la auscultación dinámica es la detección de defectos puntuales en la superestructura a través del estudio de las distintas aceleraciones que sufre un vehículo auscultador instrumentado mediante acelerómetros, según ha detallado la entidad pública.

La toma de datos se realizará a velocidades comprendidas entre los 160 y los 200 km/h, ya que las aceleraciones registradas dependen de la velocidad.

Las pruebas de auscultación dinámica de la vía se realizan con el tren laboratorio BT 02, provisto de la instrumentación y el hardware y software necesarios para realizar la diagnosis de la calidad de la infraestructura.

El objetivo es comprobar parámetros que influyen en la seguridad de la circulación, así como en el confort de los viajeros, de los que este vehículo da una primera aproximación.

En los próximos meses se realizarán nuevas pruebas, de acuerdo con el programa previsto, con la finalidad de obtener la autorización de puesta en servicio del tramo Plasencia-Badajoz por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF).


Galería de imágenes