Tres individuos han protagonizado una rocambolesca historia tras huir a gran velocidad de la Guardia Civil, lanzar objetos contra el coche de los agentes, embestirle y cambiar de conductor en marcha, todo ello a 150 kilómetros por hora. Por si fuera poco, el conductor iba hablando por el teléfono móvil y llevaban droga en el interior del vehículo.

Los hechos tuvieron lugar este miércoles en torno a las 16:00 horas, cuando agentes de la Guardia Civil del Sector de Tráfico de Extremadura prestaban servicio por la autovía A-58 que enlaza Trujillo y Cáceres. Los agentes observaron un vehículo que circulaba en dirección a Cáceres cuyo conductor iba hablando con un teléfono móvil. Al darle el alto, en lugar de detenerse emprendió una huida a gran velocidad arrojando durante la espectacular persecución objetos al vehículo Tráfico de los agentes. Al verse perseguidos por la Guardia Civil, los ocupantes realizaron bruscas maniobras para embestirles con el consiguiente peligro tanto para los agentes, como para ellos mismos y el resto de usuarios de la vía.

Por si fuera poco, los agentes pudieron observar como en plena circulación, a más de 150 kilómetros por hora, el conductor y el copiloto se intercambiaron las posiciones, averiguando después que ello fue debido a que la persona que iba conduciendo carecía de autorización para conducir.

Anuncios
Anuncios

La Central 062 de la Comandancia de Cáceres, que había sido alertada por los agentes, movilizó de inmediato a numerosas patrullas. En el operativo participó también la Policía Nacional y la Policía Local de Cáceres que, junto a agentes de la Guardia Civil, consiguieron bloquear la rotonda de acceso a la circunvalación de Cáceres y detener el vehículo.

Una vez detenido el coche se pudo comprobar que en su interior viajaban dos hombres y una mujer de 33, 39 y 30 años de edad respectivamente, todos ellos vecinos de Cáceres. Tras proceder a su identificación se realizó un registro del vehículo y fueron hallados 363 gramos de cogollos de marihuana, 30 dosis de cocaína, una balanza de precisión y distintas herramientas susceptibles de haber sido utilizadas en otros hechos delictivos. Además se encontró en el interior del coche la caja vacía de una pistola, por lo que se ha podido intervenir en el domicilio de uno de los detenidos, a quien se le ha atribuido otro delito por una supuesta tenencia ilícita de armas.

Tras realizar a los dos conductores las correspondientes pruebas de alcohol y drogas, ambos dieron positivo en drogas. Finalmente, los tres ocupantes del vehículo fueron detenidos como supuestos autores de los delitos de conducción temeraria, atentado contra los agentes de la autoridad y contra la seguridad vial. También se les acusa por conducir careciendo de autorización, de un delito contra la salud pública y otro por tráfico de drogas. Las diligencias instruidas han sido puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, en funciones de guardia, de Cáceres.