La Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres cuenta con un nuevo equipo de agentes encargados del asesoramiento, prevención y respuesta en materia de ciberdelincuencia, en particular ante estafas en la red -la actividad delictiva más común-, y tras registrarse un aumento del 113 % en este tipo de delitos de enero a septiembre de 2020 respecto al mismo periodo de 2019.

En concreto, se ha pasado de 168 a 359 infracciones penales, «acaparando el fraude informático la mayor parte de estos delitos». Las tipologías más frecuentes de ciberdelitos conocidos en la provincia de Cáceres son las estafas bancarias y las perpetradas a través de tarjetas.

Este nuevo equipo, operativo desde el pasado día 1 de octubre y con cinco agentes, se enmarca dentro del plan estratégico contra la cibercriminalidad del Ministerio del Interior, ante el aumento significativo de delitos cometidos a través del ciberespacio.

Anuncios
Anuncios

Hasta ahora, los ciberdelitos eran investigados y perseguidos por la Guardia Civil, bien a través de las unidades territoriales de Seguridad Ciudadana, como primer escalón de conocimiento de los hechos delictivos, o por unidades específicas de Policía Judicial, en aquellos casos más complejos.

Así lo ha manifestado la delegada de Criminalidad Informática, María del Carmen Barquilla, que ha presentado este nuevo equipo en la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres.

A partir de ahora es competencia de este grupo de agentes, que se convierten así en el primer nivel de respuesta específica ante la cibercriminalidad, y cuya actuación girará en torno a varios ejes.

Apoyando a esas unidades territoriales, con un primer tratamiento de estos delitos; como apoyo a la Policía Judicial específica mediante el análisis de los ciberdelitos y «potenciando la interlocución de calidad con las víctimas».

La cibercriminalidad «ha ido en aumento de manera significativa en los últimos cinco años, y más desde el inicio de la crisis sanitaria, principalmente, por el auge que ha experimentado el uso de Internet, debido a las medidas de confinamiento, que han llevado a su uso para realizar gestiones administrativas y transacciones comerciales».

Esto ha supuesto una subida de los delitos relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones, «como los muestran los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior de 2020, los cuales crecieron un 32 % respecto al año anterior», a nivel nacional.

Las unidades de la Guardia Civil, en el país, han registrado un aumento de cerca del 139 % del número de ciberdelitos. Hace 5 años, la cibercriminalidad representaba un 4,5 % de los delitos.

En 2020, este tipo de delincuencia ya representaba el 11,9 %, y en el primer semestre de 2021, el 13,65 % del total de la delincuencia (33.264 delitos en los seis primeros meses de este año).

Las infracciones abarcan desde delitos contra el honor, contra la propiedad industrial e intelectual, amenazas y coacciones, hasta delitos contra la libertad sexual, siendo el fraude informático el más común (80 %). EFE