•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El colapso hospitalario provocado por la evolución de la pandemia en la región ha obligado al Servicio Extremeño de Salud (SES) a derivar pacientes a la sanidad privada, según ha reconocido el vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles.

El consejero ha indicado que ya han sido trasladados enfermos con otras patologías ajenas al Covid-19 al Hospital Santa Justa y a la Clínica Extremeña de Salud, ambas en la ciudad de Badajoz. También se han derivado pacientes a otros centros hospitalarios en Cáceres que Vergeles no ha podido concretar, aunque ha insistido en que no se trata de diagnosticados por coronavirus.

En su comparecencia ante la prensa este miércoles, el consejero ha indicado que, por el momento, se mantiene la asistencia a los pacientes con otras patologías en la sanidad pública, aunque ha reconocido que no sabe durante cuánto tiempo se podrá mantener en unas condiciones aceptables.

Anuncios
Anuncios

En este sentido ha expresado su preocupación por la creencia de que los pacientes consideren que la sanidad es un foco de contagio de la Covid y teme que ocurra lo que durante la primera ola, en la primavera de 2020, cuando se diagnosticaron numerosos infartos agudos de miocardio e ictus muy evolucionados.

Vergeles también se ha referido al hospital de campaña que se está montando en las instalaciones de la Institución Ferial de Badajoz (Ifeba) y ha explicado que es un centro de refuerzo provisional con 150 camas que dispondrá de seis unidades de Enfermería y el mismo personal que en una planta de neumología o medicina interna.

La ministra de Defensa confirmó el martes por la noche al presidente de la Junta de Extremadura la participación del Ejército en este proyecto, que podrá funcionar dentro de dos semanas y en el que se han implicado las Administraciones nacional, autonómica y local. El Ejecutivo ha querido que Extremadura fuese de las primeras comunidades autónomas en solicitar la participación del Ejército “porque su capacidad es limitada”.

“Ojala no llegue a abrirse nunca”, ha indicado el vicepresidente segundo de Extremadura, quien ha explicado que el Servicio Extremeño de Salud (SES) ha aprobado ya la partida presupuestaria pero es necesario instalar un suelo que permita su limpieza terminal, canalizar los gases medicinales y realizar la compra por la vía de urgencia del equipamiento de electromedicina. La intención del SES es derivar a las instalaciones hospitalarias de Ifeba a los pacientes de las cuatro áreas de salud de la provincia de Badajoz y al Hospital de Nuestra Señora de la Montaña a los de la provincia de Cáceres.

El colapso hospitalario y la falta de personal ha llevado al Ejecutivo regional a solicitar que se rescate una orden ministerial que estuvo en vigor durante la primera ola que permitía ejercer a profesionales de la medicina sin necesidad de tener el título de especialista, pero que pueden prestar una labor asistencial importante en esta fase de la pandemia. En este sentido, Vergeles aclaró que esta medida se aplicará sin vulnerar los títulos de especialista porque se necesitan “herramientas de gestión de profesionales”.


Galería de imágenes