•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes de la Guardia Civil del Puesto de Zarza de Granadilla (Cáceres), han rescatado a dos senderistas, un hombre y una mujer, de 43 y 44 años de edad, vecinos de Bilbao (Vizcaya), que se perdieron mientras hacían senderismo por la sierra entre las localidades cacereñas de Jarilla y Cabezabellosa.

Los agentes consiguieron localizarles en buen estado de salud, aunque en el interior de una zona de difícil acceso de retamas y zarzas, en la que habían caído tras desorientarse por la lluvia y la niebla intensa. Las condiciones meteorológicas les desorientaron hasta adentrarse en una zona de la que no pudieron salir salvo con la ayuda del equipo de rescate. Los senderistas presentaban heridas y arañazos provocados por las zarzas en las que quedaron atrapados.

La actuación tuvo lugar el pasado viernes, día 21 de agosto, cuando, en torno a las 14:00 horas, la Guardia Civil tuvo conocimiento, a través de su Central 062 en la Comandancia de Cáceres, de que dos senderistas se habían perdido mientras hacían senderismo por el Valle del Ambroz. Fue entonces cuando se desplazó hasta el lugar una patrulla de la Guardia Civil, que contactó vía telefónica con los senderistas y realizó su búsqueda por la montaña, campo a través, por la ruta conocida como “Los Molinos”. Durante el trayecto, los agentes mantuvieron comunicación telefónica constante con ellos con el objetivo, tanto de ir conociendo su estado de salud, como de averiguar las zonas por las que pudieron haber pasado antes de perderse.

Después de recorrer a pie cerca de cinco kilómetros de subida con gran pendiente y llegar hasta la zona superior de la sierra, los agentes localizaron a los senderistas en una zona de difícil acceso en la que se abrieron camino hasta llegar hasta los senderistas. Una vez en el lugar comprobaron que se encontraban en buen estado de salud, aunque exhaustos y con heridas leves en brazos y piernas, provocadas por los zarzas que les mantenían atrapados. Tras ser rescatados manifestaron a los agentes que la niebla intensa y la lluvia contribuyó a que se desorientaran, cayendo a la zona de zarzales en la que fueron localizados.