•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Plasencia ha ordenado el inmediato ingreso en prisión de la madre del hombre de 45 años de edad que fue hallado muerto el pasado 2 de agosto en un domicilio de la localidad cacereña de Tornavacas por estar presuntamente implicada en su muerte.

Se trata de una mujer oriunda de Madrid que llevaba tiempo viviendo en Tornavacas y compartía domicilio con su hijo y que ya se encuentra en el centro penitenciario de Cáceres.

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Cáceres, han conseguido esclarecer la muerte de este varón cuyo cuerpo apareció sin vida dentro de una casa en condiciones especialmente extrañas. La investigación, realizada ha concluido con la detención de su madre como presunta autora de un delito de homicidio doloso tras, supuestamente, haber suministrado al fallecido diferentes sustancias psicotrópicas con el objetivo de acabar con su vida.

El trabajo realizado por el Equipo de Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial ha sido clave para la resolución de este hecho delictivo al que se ha dado el nombre de “Operación Laódice”.

La investigación se inició el pasado día 2 de agosto, por un hecho ocurrido en un domicilio de la localidad de Tornavacas (Cáceres) donde, tras recibir aviso del Centro 112 de Emergencias de Extremadura, se comunicó la aparición del cuerpo sin vida del varón, así como del cuerpo de su madre, de 74 de edad y médico de profesión, que se encontraba en estado de semiinconsciencia.

El hecho causó una gran conmoción en este municipio del Valle del Jerte de apenas 1.100 habitantes y se hizo cargo de la investigación el equipo de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Cáceres.

Como consecuencia de la investigación llevada a cabo se pudieron obtener diferentes indicios que apuntaron a la madre del fallecido como presunta autora de los hechos, ya que pudo administrar a su hijo diferentes sustancias psicotrópicas con el objetivo de acabar con su vida aprovechando los conocimientos adquiridos en el ejercicio de su profesión como médica. Una vez llevada a cabo esta acción, por su parte se procedió a una ingesta masiva de medicamentos.

Aunque la Guardia Civil no ha facilitado las sustancias halladas en el organismo del fallecido, lo habitual en estos casos es la ingesta de barbitúricos, benzodiazepinas, clonazepam, diazepam y similares.

Para los investigadores fue determinante el hallazgo de restos de medicación o sustancias que pudieran haber sido utilizadas en el lugar de los hechos, así como una nota manuscrita, perfectamente redactada, a modo de despedida. Además, la madre, que aunque había ejercido como médica se encontraba ya jubilada, había adquirido el día anterior en una farmacia una sustancia sedante que se puede comprar sin problemas porque no es preceptivo ningún tipo de control al no figurar en la base de datos de sustancias psicotrópicas.

La Guardia Civil se ha felicitado por el esclarecimiento de esta muerte y asegura que ha supuesto un gran trabajo de investigación y análisis en el que se han realizado numerosas diligencias testificales hasta obtener diferentes indicios que han podido determinar, por parte de los investigadores, las causas exactas del fallecimiento del hombre y de la tentativa llevada a cabo por su madre.

La Guardia Civil ha instruido las correspondientes diligencias por la presunta comisión de un delito de homicidio y ha procedido a la detención de la madre del fallecido como presunta autora de su muerte. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número de 5 de Plasencia ha decretado su inmediato ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, en base a las investigaciones desarrolladas y a los diferentes indicios aportados por los agentes.