•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

LUCÍA SEMEDO/MÉRIDA

 

El sector apícola de la región ha manifestado su "preocupación" ante la producción de la campaña de este año, ya que se estima que las condiciones meteorológicas de este invierno han afectado a un 20 por ciento de las colmenas. 

Anuncios
Anuncios

El clima irregular desde otoño hasta enero ha adelantado la floración de este año, que se ha visto además afectada por las bajas temperaturas y el viento en las últimas semanas. Según los apicultores es “muy necesario” contar con una primavera lluviosa o no se recuperará la floración y no se repondrán las bajas en las colmenas.

Entre y 20 y 25 por ciento de las colmenas han muerto durante los días de frío, una cuestión que supone un coste añadido para recuperar los enjambres. Además, estos trabajadores tendrán que criar las abejas de las colmenas que se están recuperando, un periodo que perderán para reproducir. 

El principal problema, según han expresado estos trabajadores “es que la primavera ha llegado antes de tiempo”. 

El sector avícola de la región ha expresado así su temor de que la producción no sea positiva este año, teniendo en cuenta además que tampoco lo fueron en 2015. 

 

 


Galería de imágenes