•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Centro de Agricultura Ecológica y de Montaña de Plasencia (CAEM) acogerá el 28 de febrero, la jornada ‘Cultivos leñosos de corta rotación para fines energéticos', organizada por el Departamento de Cultivos Extensivos y la Unidadde Transferencia de Tecnología del Centro de Investigación Agraria La Orden-Valdesequera y dirigida a agricultores, empresarios y organizaciones agrarias, técnicos y sector transformador de biomasa.

Este encuentro, que dará comienzo a las 10:00 horas, será presentado por el director general de Incentivos Agroindustriales y Energía, Juan José Cardesa, y el director general del Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal (ICMC-IPROCOR), Germán Puebla Ovando.

Esta jornada persigue difundir a través de ponencias cortas el trabajo llevado a cabo por investigadores, técnicos y empresas sobre cultivos leñosos de corta rotación para fines energéticos, es decir, aquellos cuyo turno de corta está comprendido entre dos y cinco años. Además, se abordarán las posibilidades de implantación de estos cultivos en Extremadura, fundamentalmente, chopos y sauces.

CULTIVOS ALTERNATIVOS

Se trata de concienciar a los agricultores de que existen alternativas interesantes como ésta, que les permiten hacer contratos con las empresas que compran la biomasa para hacer electricidad, como es el caso de la planta de Acciona en Miajadas o la que está en construcción en Mérida, de Ence. Además, la implantación de estos cultivos supone un importante impulso para los viveros que se ocupan de su multiplicación.

Con este objetivo, la jornada se divide en tres bloques temáticos: ‘I+D+i sobre cultivos leñosos de corta rotación para biomasa', ‘Plantaciones de cultivos energéticos leñosos y aplicaciones de biocombustibles sólidos en secaderos' y ‘Bioenergía y Desarrollo Rural'.

Además, investigadores de La Orden-Valdesequera mostrarán los resultados obtenidos en los ensayos sobre chopos y pawlonias desarrollados desde hace seis años, en los que se observan unas producciones anuales de entre diez y quince toneladas de materia seca por hectárea y año.