•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apag Extremadura Asaja considera "inaceptable" que más de un mes después del primer encuentro entre el consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, y las organizaciones agrarias, aún no se hayan establecido medidas concretas para intentar paliar la catastrófica situación en que han quedado los agricultores y ganaderos extremeños afectados por la sequía de los últimos meses, la más grave en décadas, y que ha provocado pérdidas millonarias.

El primer encuentro entre las partes se produjo el pasado día 8 de marzo y desde entonces no ha habido determinación alguna.

Para Manuel Laparra, presidente de esta organización agraria, el consejero no se ha comprometido en firme durante todo este tiempo a poner en marcha soluciones prácticas y se ha dedicado a "marear la perdiz" para refugiarse en la Mesa de la Sequía Nacional y en el Ministerio de Agricultura sin asumir ningún tipo de iniciativa, como ha ocurrido en otras comunidades autónomas, la última de ellas, por ejemplo, Aragón.

Anuncios
Anuncios

Nuestra organización, consciente de los graves problemas económicos por lo que atraviesa el sector público, tanto a nivel regional como nacional, concretó las ayudas en, dos medidas muy concretas para al menos aliviar en parte a los afectados: una moratoria de los préstamos solicitados por los ganaderos y la calificación de sequía ‘extrema' por parte de Agroseguro para todas las zonas de Extremadura desde el pasado mes de enero hasta ahora. Sin embargo, ninguna de ellas se ha cumplido y, lo que es peor, nos tememos que ni siquiera se han negociado para intentar sacarlas adelante.

Ahora una vez más, el consejero remite a las organizaciones agrarias a una nueva reunión, que en principio tendrá lugar la próxima semana, por lo que habrán pasado ya un mes y medio sin que los agricultores y ganaderos afectados hayan visto de forma palpable algún tipo de ayuda porque las anunciadas por el Gobierno Central son claramente insuficientes y además tardarán en hacerse efectivas.

Por lo tanto, instamos por segunda vez al presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, a que tome cartas en el asunto ante la desidia palpable de su consejero de Agricultura, y apruebe decisiones concretas, de una vez por todas y sin más dilación, para aliviar la ruinosa situación por la que atraviesa el sector agrario extremeño.


Galería de imágenes