•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Dirección General de Desarrollo Rural se ha comprometido a avanzar en el estudio de propuestas viables económicamente que permitan abordar los problemas de abastecimiento que actualmente padecen los regantes de Rosarito y Las Fraguas.

Así lo ha explicado el director general de Desarrollo Rural, José Luis Gil Soto, tras el encuentro mantenido con las tres comunidades de regantes de estas zonas. En este sentido, los regantes le trasladaron sus principales inquietudes, que pasan, principalmente, por la falta de capacidad de embalsar agua que tiene esta comarca y que hace que durante las últimas tres décadas hayan estado al límite campaña tras campaña.

 Gil Soto ha señalado que hasta la fecha nadie ha abordado esta situación y ha apuntado que la actual situación económica impide que se pueda dar una respuesta inmediata al problema, pero no que se empiece a trabajar en la búsqueda de soluciones. Por eso, la Dirección General de Desarrollo Rural se ha comprometido a estudiar, conjuntamente con las comunidades de regantes, propuestas que sean "viables económicamente" para ir "de la mano" y defenderlas ante la Confederación Hidrográfica del Tajo y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

José Luis Gil Soto ha recordado la "apuesta firme" del Gobierno de Extremadura "por el regadío y por los regantes de Extremadura", a los que a cambio reclama "un esfuerzo de modernización y un ejercicio de responsabilidad y de concienciación" teniendo en cuenta que el agua "es un bien escaso y de todos". "El Gobierno extremeño los acompañará allá donde haga falta si sus reivindicaciones son justas y siempre que estén dispuestos a coresponsabilizarse de cuantos actos se lleven a cabo a su favor", ha recalcado.

 En este sentido, el director general ha recordado las reivindicaciones que ya se han realizado desde Extremadura a favor de los regantes y que han sido trasladadas tanto al Ministerio como a las Confederaciones Hidrográficas. Se refiere, en concreto, a que se completen las obras previstas en el Plan Hidrológico Nacional y se acometan nuevos regadíos, a la construcción de la Presa del Golondrón, a la aprobación de un IVA reducido para los regantes y a la adopción de medidas para reducir el impacto del coste energético que soporta este sector.