•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los nuevos vinos de la sociedad cooperativa Acenorca se presentarán oficialmente el próximo mes de febrero en Rusia. Esta selección de vinos participará en todas las ferias nacionales e internacionales del sector con el propósito de acceder a los mercados más exigentes del mundo, según ha adelantado el gerente de la cooperativa Juan Antonio Cabezalí.

La bodega ha elaborado dos vinos tintos y dos blancos específicos bajo la marca común "Sierra de Gata", aunque a cada uno de ellos se ha añadido el gentilicio del municipio de origen. De este modo se ha comenzado a comercializar el vino blanco "Sierra de Gata Villamelano" (procedente de los viñedos de Villamiel); el blanco "Roblillejo" (Robledillo de Gata); y los tintos "Cillerano" (Cilleros) y "Valverdeiru" (de Valverde del Fresno y Eljas).

Acenorca también ha anunciado el lanzamiento del vino más selecto procedente de la vendimia 2011, que será envasado bajo nueva marca "Viña de Xálima", así como los tintos selectos que se comercializarán bajo la marca "Arco de Cáparra", cuya crianza y envejecimiento se hará en barricas de roble y que estarán disponibles a partir del próximo mes de marzo.

Estos vinos proceden de la vendimia de 2011, en la que se ha obtenido una producción de 120.000 litros, una cantidad que duplica la cifra del año anterior. Después de haberse resentido considerablemente la producción de uva en la pasada vendimia por problemas fitosanitarios, este incremento ha sido posible gracias a las entregas de uva realizadas por agricultores socios de Acenorca de Santa Cruz de Paniagua, Palomero, Piedras Albas y Pozuelo de Zarzón, que antes no entregaban su producción a la bodega de Sierra de Gata.

La bodega de vinos de Sierra de Gata lanzó sus primeros vinos en diciembre de 2010, y la producción fue destinada sobre todo al mercado local y a promociones realizadas en los círculos más próximos. Desde entonces, Acenorca ha exportado el 15% de su producción de vinos a países como Méjico.

Los vinos blancos de Sierra de Gata están elaborados con las variedades Verdejo, Palomino y Pedro Ximénez y son frescos, vivos, de color pajizo y tonos verdosos, con agradables aromas a manzanas y frutas verdes. Tienen ciertos matices herbáceos y flores blancas y se aconsejan ser degustados con aperitivos, pescados y mariscos.

Los tintos se elaboran con las variedades Garnacha, Tempranillo y Cabernet Sauvignon, tienen un brillante color cereza con una combinación de frutas rojas y regaliz. Son de agradable calidez y dejan una larga persistencia.