•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Moraleja ha decidido rescindir el contrato suscrito con Corsán-Corvian Construcciones para la construcción de la piscina climatizada de la localidad. Así se decidió este martes con los votos a favor del PSOE y grupo independiente y en contra con los del PP, en una sesión plenaria correspondiente al mes de octubre y que contenía once puntos en el orden del día.

En este sentido, durante esta maratoniana sesión, que se acercó a las tres horas de duración, el grupo municipal popular criticó que el equipo de Gobierno permita que la empresa se vaya "de rositas" después de haber incumplido el contrato inicial y sin ni siquiera emprender acciones judiciales para pedir daños y perjuicios.

Anuncios

Desde el equipo de Gobierno se informó de que la empresa no estaba dispuesta a asumir las mejoras a las que se comprometió y que ascendían a más de 252.000 euros y en los que se incluyen la subsanación de errores detectados en el proyecto. Así, la rescisión se lleva a cabo por mutuo acuerdo entre la empresa adjudicataria y el consistorio. En este sentido, el Ayuntamiento ha propuesto pagar algo más de 7.000 euros a la empresa por los trabajos realizados, en lugar de los 19.000 en los que se valoran las obras que hasta el momento han sido ejecutadas. Algo que para el grupo popular no es suficiente. Según el concejal Rubén Blanco, las mejoras contempladas ascienden a 116.000 euros, a la vez que mantiene que el equipo de Gobierno debería dar cuenta al Gobierno central de este incumplimiento y emprender acciones judiciales para pedir daños y perjuicios. Desde la bancada popular se preguntaban, también qué oscuros intereses pueden tener los concejales del PSOE para no querer generar una mancha en el expediente de esta empresa que está inmersa en grandes concursos a nivel nacional y que tiene una relación íntima con la familia del concejal Felipe Mayoral.

Anuncios

En este sentido, Felipe Mayoral aseguró que en su día esta adjudicación fue una locura, a la vez que mantiene que ejecutar el aval depositado por la empresa, tal y como pedía el PP, sería una ilegalidad, al haber respondido la empresa a los requerimientos del Ayuntamiento de Moraleja.

Así, el pleno aprobó posteriormente el nuevo pliego de condiciones para la construcción de la piscina, un documento que a juicio del grupo popular carece de claridad, no es transparente ni claro, al contemplar muchas variables. Por su parte, Felipe Mayoral, defendió este pliego asegurando su perfecta legalidad y criticando que alguno de los puntos denunciados por Rubén Blanco contiene un contenido similar al pliego anterior.

 

Esta sesión sirvió también para aprobar el presupuesto de 2010 y la plantilla de personal, un asunto que fue votado en contra por los concejales del PP, quienes exigían que la alcaldesa de Moraleja se bajase el sueldo a la mitad "por lo poco que trabaja y lo mucho que miente". Desde el equipo de Gobierno se aseguró que estos presupuestos, diseñados casi en su totalidad por el anterior equipo de Gobierno, no contempla grandes partidas en política social y sin embargo registra la cantidad de 270.000 euros en fiestas. Aseguraba la alcaldesa, Teresa Roca, que la única gran inversión contemplada es la de la piscina climatizada con fondos del Gobierno central. Además, la alcaldesa mantiene que con la llegada del nuevo equipo de Gobierno se han reducido gastos en asuntos como personal de confianza o el propio sueldo de la alcaldesa, entre otras cosas. Roca aseguró que la aprobación del presupuesto "irreal" permitirá, al menos, pdedir un crédito para aliviar la situación de muchas empresas a las que el Ayuntamiento de Moraleja adeuda.

 

El PP presentó dos mociones de urgencia, una instando al concejal Felipe Mayoral a que devolviera más 1.300 euros gastados en estancias en hoteles de Madrid y Mérida con motivo de la realización de cursos de formación. Desde el equipo de Gobierno, Roca aseguró que hoy en día la formación es un valor, por lo que estos gastos están más que justificados.

Los populares presentaron otra moción en la que se pretendía que el Pleno de Moraleja comunicase a la Consejería de Educación la rápida solución y la puesta en marcha de la ampliación del IES Jálama de Moraleja. El equipo de Gobierno rechazó la urgencia de esta moción al asegurar la alcaldesa que esta actuación ya se encuentra contemplada en los presupuestos regionales de 2010, y en el caso de no ejecutarse en este ejercicio pasarían directamente a los de 2011.

Por su parte, al grupo municipal popular decidió abandonar en bloque la sesión una vez la concejala Concepción González, fue expulsada por la presidenta después de reiteradas llamadas de atención y al orden. Fue en el último punto, en el de ruegos y preguntas, cuando los concejales del PP abandonaron la sala. Antes, en muchos de los puntos contemplados en el orden del día, Concepción González, acogiéndose a la Ley, exigió a la alcaldesa las carpetas que contenían la información de los puntos y que, según defendió, tenía derecho a ver en la misma sesión. Una petición que fue denegada otras tantas veces por Teresa Roca, al criticar que ha tenido tiempo más que suficiente para acceder a esas carpetas, al igual que sus compañeros de grupo municipal.

El grupo socialista municipal de Moraleja denunciaba también la existencia de un posible trato de favor del anterior equipo de Gobierno con la empresa Isolux, gestora del servicio de aguas, que ha supuesto a las arcas municipales, aseguraba la alcaldesa, una pérdida de 90.000 euros. En concreto, Roca responsabilizaba al concejal del PP Carlos Lomo de este hecho.

Durante la sesión, el grupo socialista criticó, por último, la publicación de una edición de lujo del libro denominado 'Carta de privilegios de Moraleja', que ha supuesto, aseguraba Roca, un coste superior a los 18.000 euros para las arcas publicas y ningún ingreso y, además, han desaparecido más de 25 unidades, lo que supone el extravío de unos 8.000 euros, ya que cada libro tiene un valor de 320 euros.

 


Galería de imágenes